22 de mayo de 2018

Nuestra Señora de las Gracias

Del sitio del Santuario de María de las Gracias en Brescia, Italia:
La devoción especial del pueblo de Brescia hacia esta sagrada imagen remonta al 22 de mayo de 1526, cuando muchas personas vieron a la Virgen abrir y cerrar milagrosamente las manos y los ojos, casi en el acto de impetrar algún favor del Divino Infante, y el Niño Jesús responder con los mismos gestos de suave dulzura.
El obispo de Brescia, Paolo Zane, aprobó y confirmó lo sucedido. Testimonio del hecho milagroso en los Archivos de los Padres de la Paz en Brescia, se puede leer en este extracto:
 
... En el momento en que (Francis P. Cabrino) se encontraba en Brescia para sus estudios, en 1526, se produjo en la primera fiesta de Pentecostés, el 22 de mayo y que se prolongó durante toda la octava, el asombroso milagro de Madonna delle Grazie, que puede haber producido una impresión favorable en él. El Obispo diocesano Monseñor Paolo Zane estuvo presente en el milagro y Monseñor Mattia Ugoni nov. Bresciano Obispo de Famagusta i.p.i. y su vicario; quien con un registro público atestiguó la verdad, como nos dice Cesare Luzzago en su libro "Corona della Madonna. de las Gracias de Brescia ".
    
Junto con numerosas personas ellos vieron en la imagen de la Virgen, del muro de la capilla junto a la sacristía, que en varias ocasiones abría y cerraba los ojos, y hacían que el niño sonriera hacia la Madre; y también las imágenes de San José y de los Ángeles se movían como un signo de adoración

21 de mayo de 2018

Nuestra Señora Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia

Del sitio: María de Nazaret:
"La memoria (1) de la Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia" debe ser de ahora en adelante "inscrita en el calendario romano y el lunes de Pentecostés celebrado anualmente," acaba de declarar por decreto del Vaticano, la Iglesia universal.
Esta decisión de Roma es importante. Es la primera vez que la Iglesia establece oficialmente una fiesta de la Virgen María como Madre de la Iglesia, ya que el Papa Pablo VI, en el Concilio Vaticano II, hizo agregar a la constitución dogmática Lumen Gentium, un párrafo que declara a "la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia". Desde entonces exist­ía para celebrar a María Madre de la Iglesia, solo la posibilidad de las misas votivas, es decir, "dichas con una intención particular".
Al firmar este decreto, el Papa Francisco pone de relieve en gran medida la maternidad de María para toda la Iglesia, ya sea la Iglesia ministerial (religiosos consagrados y ordenados) o todos los laicos del pueblo de Dios.
Sabemos hasta qué punto el Santo Padre quiere darle toda su importancia al papel materno de María en la Iglesia, pero también al papel materno de la Iglesia misma frente al mundo, siguiendo el ejemplo de la Virgen. María. El establecimiento de esta hermosa festividad de María Madre de la Iglesia es, por lo tanto, un nuevo avance en la comprensión de la naturaleza de la Iglesia, como también en la comprensión del papel de la mujer en la Iglesia. Nuestra piedad mariana se ve fortalecida para permitirnos, como dijo San Luis Grignion de Montfort, de ir a Jesús por María

(1). Se trata de una « Memoria obligatoria ». Se llama « Memoria » el grado de celebración litúrgica que sigue a la Solemnidad y a la Festividad. No solo la misa, sino el oficio debe ser celebrado en honor del santo. Entonces se habla de « Memoria obligatoria », por oposición a « Memoria facultativa », indicando la celebración de un santo del que se puede hacer memoria en el oficio, y en cuyo honor se puede celebrar la misa.

20 de mayo de 2018

Nuestra Señora de Zhyrovichy

Del sitio Where We Walked:
Zhyrovichy* se halla en la región de Grodno, en el este de Bielorrusia, que perteneció al Gran Ducado de Lituania cuando comienza esta historia. 
Una noche alrededor de 1500 (contadores de historias y eruditos discrepan sobre el año), algunos pastores notaron una luz radiante de peral silvestre, cuya fuente en las ramas resultó ser un jaspe ovalado, del tamaño de la mano de un niño, tallado con la imagen de una mujer y un niño, y la inscripción eslava, "Más honorable que los querubines, y más glorioso que los serafines en comparación" En la virginidad le dio a Dios el Verbo, verdadera Madre de Dios, lo magnificamos ". El retrato era reconocible como un icono tipo Eleousa o Ternura, con la mejilla del niño contra la de su madre y las palabras como el estribillo del Magnificat en la liturgia ortodoxa. 
Los pastores llevaron su hallazgo al propietario, Alexander Soltan, quien lo colocó en un cofre, pero cuando el objeto reapareció en el bosque, Soltan construyó allí una iglesia de madera. Unos cincuenta años después, se incendió. Posteriormente, algunos niños que pasaban por el lugar vieron a una mujer radiante sosteniendo el ícono de piedra. Cuando sus padres regresaron allí con el sacerdote, ella desapareció, pero el ícono estaba allí en la roca donde se había sentado. Se construyó una nueva iglesia de piedra, a la que acudieron los peregrinos de toda Lituania y Ucrania.
En 1558, el santuario se hizo famoso por un milagro de resurrección. Los médicos habían abandonado a la gravemente enferma Iryna, de 17 años, prescribiendo una peregrinación a Zhyrovichy como remedio de último recurso. Pero cuando la familia llegó al santuario, la niña ya estaba muerta. Sus padres decidieron enterrarla allí. Tres días después, en el funeral, Iryna sorprendió a los dolientes levantándose de su ataúd para arrodillarse ante el ícono. Se hizo monja en un convento en Pinsk, donde sirvió como abadesa durante muchos años.
En 1575, el señor de Zyrovichy estableció un monasterio ortodoxo en el santuario. A principios de 1600, el monasterio quedó bajo los monjes basilianos del nuevo rito greco católico. Una copia de la imagen de piedra fue llevada a Roma, donde es reverenciada como la Madonna del Popolo en la Iglesia de los Santos. Sergio y Baco. En 1730, Atanasio Sheptitsky, metropolitano greco católico de Kiev y Galicia, coronó solemnemente a la Madre de Dios de Zhyrovichy con una corona romana bendecida por el Papa Benedicto XIII. En la década de 1800, el monasterio regresó a la ortodoxia.
En 1915, el ícono fue trasladado a la cripta de la Catedral de San Basilio en la Plaza Roja en Moscú. Sacado de contrabando de la Unión Soviética en un cargamento de mermelada, regresó a la diócesis de Grodno en 1938, faltando la mayoría de sus adornos. Ahora está en la Iglesia de la Exaltación de la Cruz en el monasterio de la Santa Dormición en Zhyrovichy. Las iglesias ortodoxas rusas y bielorrusas celebran la fiesta de la Madre de Dios de Zhyrovichy el 20 de mayo (7 de mayo en el calendario juliano).

* El nombre Жыровічы se translitera diversamente: Zhirovichi, Zhirovits, Zhirovitsy, Zhuravichi, Zhyrovichy, Žyrovičy, Żyrowice.

19 de mayo de 2018

Nuestra Señora de la Salud (Italia)

Del sitio Wilkipedia:
La peste llegó a Venecia contagiada por el conde de Mantua, quien fue internado en la isla del Lazzaretto Vecchio. Bastó con que entrase en contacto con un carpintero para que la infección se extendiera por toda la ciudad a partir de Campo San Lio.
El 22 de marzo de 1630 el patriarca de Venecia, Giovanni Tiepolo, hizo una promesa: "Prometo solemnemente erigir en esta ciudad una iglesia y dedicársela a la Virgen Santísima, llamándola Santa María della Salute, y que cada año en el día en que esta ciudad sea declarada libre del presente mal, Su Serenidad y sus sucesores irán solemnemente con el Senado a visitar dicha iglesia en perpetua memoria de la pública gratitud por tanto beneficio".
El 26 de marzo en la Plaza de San Marcos el dogo Nicolás Contarini, el clero y el pueblo se reunieron para rezar. Cuando la peste terminó habían muerto 80.000 venecianos, y 600.000 en el territorio de la Serenísima, desde Brescia hasta Trieste, desde Polesine hasta Belluno. Entre la gente que murió, se encontraban el dogo y el patriarca.
El 28 de noviembre de 1631 comenzó su construcción en la Punta della Dogana, la aduana de Venecia. Se confió su construcción a Baldassare Longhena, y se terminó el 9 de noviembre de 1687, cuando el patriarca Alvise Sagredi la bendijo. Para poder erigir la basílica en este lugar hizo falta introducir 1.156.650 postes2​ en el terreno y ganar una vasta área de suelo al mar.

18 de mayo de 2018

Nuestra Señora de Skepska

Del sitio Where Walked:
En 1490, los pastores vieron una extraña luz alrededor de una gran piedra junto a la carretera de Skępe, en la región de Dobrzyń, en el centro de Polonia. Algunos dijeron que vieron a Nuestra Señora rodeada de coros de ángeles, y que sus huellas permanecieron en la piedra.
 En 1495, una epidemia (probablemente la llegada de la sífilis) golpeó la región. Los peregrinos comenzaron a llegar al lugar de la aparición y muchos informaron curas. Un calvario fue erigido en la piedra. 
Un peregrino llamado Juan, de Pobiedziska cerca de Gniezno, informó una visión en la que Nuestra Señora le dijo que los propietarios de Skępe deberían construir allí una capilla. El castellano Nicholas Kościelecki tomó esto en serio, y con su esposa, Catalina construyó una capilla de madera dedicada a la Anunciación de la Santísima Virgen María. 
En 1496, en agradecimiento por recuperar el uso de sus piernas, su hija Sophia tenía una estatua de madera de 38 "traída de Poznań para el santuario. 
En 1498, los padres de Bernardo llegaron a cuidar la capilla y los peregrinos. El tío de Nicolás, el obispo Kościelecki, dedicó una nueva iglesia de ladrillo allí en 1511, remodelada en estilo barroco durante los siguientes dos siglos. Las peregrinaciones regionales se llevaron a cabo anualmente el 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de María. Por la autoridad del Vaticano, Fabiana Pląskowskiego, Obispo Auxiliar de Chełmno, coronó la estatua el domingo de Pentecostés, el 18 de mayo de 1755. En 1980, la corona fue robada y los padres de Bernardo fundieron una nueva. Bogdan Sikorski, obispo de Płock, volvió a grabar la imagen el 8 de septiembre de 1984. 
La Santísima Madre de Skępe también es conocida como la Reina de Masovia y Kuyavia y la Madre de Dios embarazada. Las parejas sin hijos visitan el santuario para solicitar su ayuda con la concepción.

17 de mayo de 2018

Nuestra Señora de las Lágrimas de Spoleto

Del sitio web Roman Catholic Saints:
El abad Orsini escribió: "Se dice que esta imagen, pintada en una pared, derramó muchas lágrimas en el año 1494".
Un devoto llamado Diotallevi d'Antonio Santilli era el dueño de una modesta casa cerca de la ciudad de Spoleto, Italia, ubicada en el camino a Trevi. En todos los documentos de la época, el dueño de la casa era Antonio Diotallevi, aunque en realidad el dueño era el hijo de Antonio. Con sus ahorros, compró varias parcelas pequeñas, y se sabe que era dueño de ganado, pero no era un hombre rico. Tuvo tres hijos llamados Sante, Antonello y Baptist.
Era una época en la que los fieles a menudo tenían obras de arte religiosas pintadas en el exterior de sus casas, y había estudiantes del maestro pintor Pietro Vannucci que a menudo hacían el trabajo. El 4 de octubre de 1483, el Sr. Santilli tenía una imagen de la Santísima Virgen con el Niño Divino en sus brazos pintado en el muro noreste de su residencia. Curiosamente, la pintura original también representa a San Francisco a la izquierda de la Santísima Virgen. La pintura se completó el día de la fiesta de San Francisco de Asís, pero la imagen de San Francisco desapareció bajo la nueva ornamentación en la que la Virgen y su Hijo se encerraron más tarde en el siglo XVII.
Fue casi dos años después, el viernes 5 de agosto de 1485, cuando hubo quienes vieron lágrimas de sangre caer de los ojos de la Virgen. La fecha del milagro es precisamente confirmada por muchos documentos contemporáneos de las autoridades municipales, y también había un notario de Trevi que registró todos los milagros que presenció, y esos registros aún se pueden encontrar en los archivos de la ciudad de Trevi.
La noticia del milagro causó considerable emoción, porque aquí la imagen de Nuestra Señora lloraba. La noticia del evento milagroso, que continuó por algún tiempo, se extendió por todas partes. Estos fueron años de hambruna, guerra y pestilencia, y el evento extraordinario dio a las personas un rayo de esperanza y pareció compensar algunas de sus muchas y serias desgracias.
Vinieron personas de toda la región para ver las lágrimas ensangrentadas caer de los ojos de la Virgen, y no todos eran católicos o creyentes. También hubo quienes dudaron, pero una vez que lo vieron por sí mismos, muchos creyeron. Algunos recibieron la fe, y también hubo incidentes de milagros de curación ante la imagen de la Virgen de las Lágrimas, porque ya se llamaba así.
Hubo, por supuesto, una gran cantidad de especulaciones sobre por qué esta imagen de la Santísima Virgen lloraba lágrimas de sangre, y finalmente se aceptó que era por las personas que estaban sufriendo tanto por la peste y hambruna.
Muchos vinieron a presenciar al prodigio que era necesario darse prisa y construir una pequeña capilla el 17 de agosto, que fue solo unos días después del evento. El 21 del mismo mes se ofreció la primera misa en la capilla con el permiso del obispo de Spoleto. La nueva capilla temporal fue decorada festivamente con cortinas y velos, donados por los fieles. El altar estaba cubierto con un mantel de seda verde. Las paredes estaban cubiertas con tela de seda azul, y muchas velas ardían ante el altar. Pronto, se dio permiso para una Misa diaria allí, pero debido a la gran cantidad de gente, ya se habían planeado construir una magnífica iglesia para reemplazar la capilla. Pronto se recolectó dinero y se comenzó a trabajar en la basílica el 27 de marzo de 1487. Se completó el 8 de marzo de 1489 y luego se confió a los olivetanos.
Una vez que se completó la basílica, esa parte de la pared que tenía el retrato de la Virgen y el Niño se cortó y se movió dentro de la basílica. También se construyó una vivienda para los olivetanos, aunque los edificios finalmente se entregaron a otras órdenes religiosas.
La basílica es también el hogar de la famosa 'Adoración de los Reyes Magos' de Perugino y 'Deposición de la Cruz' de Giovanni Spagna.

16 de mayo de 2018

Nuestra Señora de los Milagros de Saronno

Del sitio web 141 expo:
El Santuario de la Bienaventurada Virgen de los Milagros de Saronno es una de las expresiones más importantes de fe y de arte de la Lombardía.
Tiene su origen en la sanaciòn milagrosa que la Virgen de la capillita de la Ruta Varesina obró en un joven saronnés que se llamaba “Pedrito”, enfermo desde hacìa ya muchos años, pidiéndole que construyera allí una Iglesia dedicada a Ella; esto sucedìó alrededor del año 1460. Los saronneses, testigos de este milagro y de muchos otros que lo siguieron, quisieron cumplir con el pedido de la virgen.
En las tres etapas de la construcción del Santuario, durante el siglo XVI e inicios del XVII se logró hacer un conjunto armónico de exquisita realización: desde el tiburio de Antonio Giovanni Amadeo (1505), que corona la gran cúpula y domina la parte renacimiental de la Iglesia, hasta las tres naves realizadas por Vincenzo Seregni (1566) que tienen un digno cierre en la majestuosa fachada ideada por Pellegrino Tibaldi (1596-1613). Sobre toda la estructura se yergue la torre obra de Paolo della Porta (1511), considerada una de las torres campanarias más hermosas de la Lombardía.
El interior contiene obras de pintura, escultura y decoraciones de los más importantes maestros Lombardos en la plenitud de su madurez artística.
El ábside, el presbiterio y el antepresbiterio fueron frescados en su totalidad por Bernardino Luini(1525) que en cuatro grandes frescos representó la adoración de los Reyes Magos, la Presentación de Jesús al Templo, el matrimonio de la Virgen María y la discusión de Jesús en el templo con los doctores de la ley.
En el cóncavo o “taza” de la gran cúpula, Gaudenzio Ferrari (1535) fresco del Paraíso en fiesta que recibe la Virgen Asunta a los cielos. El gran dibujo está dividido en 3 circunferencias concéntricas con 86 ángeles músicos y cantantes, 30 angelitos “amorcillos” y 10 querubines, dispuestos sin ningún recuadro arquitectónico.
En los cinco siglos transcurridos hasta hoy, multitudes de fieles vinieron y vienen desde la misma ciudad de Saronno y desda todas las tierras, aún las más lejanas, para rezar a la bienaventurada virgen de lo milagros y para invocar su intercesión y protección celestiales ante su Hijo Divino, que sostiene amorosamente entre sus brazos en la estatua milagrosa que preside el Santuario. La devoción a María ha encontrado y encuentra en este Santuario de Saronno una expresión muy alta.
El Santuario es tambièn meta de tantos estudiosos y apasionados de arte que pueden contemplar aquí la maravillosa arquitectura de la iglesia y las grandes obras de arte que ella contiene.

15 de mayo de 2018

Nuestra Señora de la Luz (México)

Del sitio Catholic net:
La Basílica-catedral de León, México, guarda un tesoro magnífico. En torno él fue construido el templo, de nobles frisos dorados y coloridos ventanales. Una filigrana de adornos multicolores imita las maravillas de la naturaleza y engalana las bóvedas de la iglesia. Por si fuera poco, como vigilantes y poderosos ángeles, cuatro columnas de mármol blanco italiano de una sola pieza, fueron colocadas a sus flancos.



El tesoro ahí conservado es una pintura al óleo que representa a la Virgen María. El rostro de la Virgen brilla con la claridad de los días de mayo: es la Madre Santísima de la Luz, Titular de la Santa Iglesia Catedral y Patrona de la Arquidiócesis de León.

La Virgen viste una túnica blanquísima ceñida por un cinto de flores estampadas. Sobre su cabeza y sus hombros cae un fino manto azul. Por encima de la Virgen unos serafines sostienen en el aire una corona imperial. Nubes de ángeles y serafines escoltan a la Señora emulándose en servirla. María sustenta en su brazo izquierdo al Niño Jesús, quien lleva en la mano derecha un corazón encendido, al tiempo que con la izquierda toma otro de un cestillo lleno de corazones que le ofrece un ángel puesto de rodillas. La Virgen coge la mano de un joven que representa un alma en peligro de perderse, acechada por las fauces del infierno.
Los orígenes de la imagen de la Madre Santísima de la Luz se remontan a la ciudad de Palermo, Sicilia. El padre jesuita Juan Antonio Genovesi deseaba tener una imagen de la Madre de Dios para llevarla en sus misiones y ganar muchas almas para el cielo. El incansable misionero la pedía con insistencia a la Virgen en la oración y cuenta que una devota mujer, vidente de la Virgen, solicitó de parte suya a María cómo quería Ella ser representada e invocada.

De hecho, la Santísima Virgen se adelantó al deseo del P. Genovesi y a la petición de la mujer, pues se apareció a esta última con grande esplendor de luz y gloria, rodeada de nubes y ángeles y con el Niño Jesús en sus brazos: «Dile que me es grato su obsequioso pensamiento; que tomo bajo mi protección su apostólico ministerio, y que quiero ser representada en la forma que ahora me ves», dijo la Virgen a la vidente.

El padre Genovesi encargó a un pintor la obra, pero el artista hizo algunas “aportaciones” de su personal inspiración a las indicaciones recibidas: colocó una media luna a los pies de la Virgen y pintó de rojo el vestido, en vez de blanco, además de omitir los grupos de ángeles que debían rodear a la Reina del cielo. La pintura no agradó a la Virgen, quien pidió que fuese respetada su voluntad y accedió a estar presente durante el trabajo, a fin de que su sierva pudiera orientar al artista en su obra. La Virgen misma dirigiría la mano del pintor, aunque este no la vería.

Pero la buena mujer se ausentó por un tempo de la ciudad para visitar a sus familiares en el pueblo de Bagheria, por lo que se retrasaba la ejecución del mandato de la Virgen. La mujer se enfermó y los médicos le recomendaron que volviera a Palermo para atenderse mejor. La devota comprendió que debía acelerar su retorno a Palermo y cumplir con el deseo de la amable Señora.

En Palermo llamó al pintor y le hizo el encargo. Ella iba describiendo la visión de la Virgen Santísima, mientras que el artista se aplicaba a su labor bajo la guía de la Reina del cielo. La Virgen encontró el cuadro fiel a sus indicaciones y lo bendijo sonriendo. Sucedió en la pequeña Iglesia de San Estanislao Kotska, en la sede del noviciado de los jesuitas en Palermo y la Virgen dispuso que se le invocara con el amable título de “María Madre Santísima de la Luz” y aseguró que colmaría de favores a cuantos la honrasen e invocasen bajo tan dulce nombre. Corría el año de 1722.

El P. Juan Antonio Genovesi murió con fama de santidad en 1743 en Messina, donde era maestro de novicios, mientras se prodigaba en la asistencia a los contagiados por la peste.
La devoción a la madre Santísima de la Luz se extendió rápidamente y los fieles de los pueblos y aldeas pedían con insistencia poder conservar la imagen de la Virgen. Por ello el P. Genovesi escribió la historia de las apariciones y mandó hacer innumerables copias del cuadro. Algunas de estas copias aún se conservan en varias ciudades italianas, así como en España, Venezuela y la California, gracias a la labor misionera de los padres jesuitas.

El cuadro de la Madre Santísima de la Luz que llegó a México y que preside la Iglesia Catedral de León tiene en su revés un letrero que no deja lugar a dadas. El texto reza así: «Esta imagen es la original que vino de Sicilia y que fue bendita de la misma Santísima Virgen […] como consta de una carta escrita desde Palermo a 19 de agosto de 1729 años. Y esta imagen la da el P. José Genovese a la iglesia que se ha de hacer del nuevo colegio, debajo de la condición que se le haga altar colateral en el crucero de la iglesia, según lo prometido del P. Rector Álvarez en carta del 3 de mayo de 1732. Y por ser verdad, lo firman los siguientes Padres, que han leído la carta. (siguen rúbricas) P. José María Genovese, José María Mónaco, Javier Alagua, Francisco Banalli».
La ciudad de León fue fundada el 20 de enero de 1576 en el llamado Valle de Señora con la intención de apaciguar y dar instrucción a los indígenas de la región. En mayo de 1731, a pedido del sacerdote leonés Don Ignacio de Aguilar, los padres de la Compañía de Jesús se establecieron en la Villa para fundar un hospicio, un colegio de gramática y una residencia que serviría de sede para los misioneros que hacían su labor en una zona de cien leguas a la redonda.
El padre José María Genovesi, -tal vez hermano o pariente cercano del padre Juan Antonio Genovesi- trajo a México la imagen palermitana en 1732. Los padres Jesuitas deseaban que la Sagrada Imagen quedase definitivamente en algún templo de la Compañía y dejaron que el cielo lo resolviese por medio de un sorteo. El sorteo favoreció por tres veces consecutivas a la entonces Villa de León. Se tomó por voluntad de Dios y la Imagen de la Madre Santísima de la Luz llegó a la Villa, el 2 de Julio de 1732, Fiesta de la Visitación de la Santísima Virgen a Santa Isabel.

El 23 de mayo de 1849 la Madre de la Luz fue proclamada patrona de la ciudad de León gracias a las diligencias del cura-párroco Don José Ignacio Aguado, nacido en León en 1783. Al año siguiente la población entera invocó a su Patrona contra la peste de cólera que se avecinaba, temerosa de las terribles consecuencias que trajo la epidemia 125 años antes. En agosto, ante la gravedad de la plaga, a pesar de las medidas higiénicas tomadas, el párroco hizo en nombre del pueblo el voto de solemnizar anualmente los tres días precedentes a la fiesta de la Asunción de María cantando públicamente las letanías lauretanas. El cólera cesó inexplicablemente…

Su Santidad Pio IX erigió en 1864 el obispado de León y nombró a Don Sollano y Dávalos primer obispo de esta sede, el cual se distinguió por sus dotes de celoso pastor y muy devoto de la Madre de la Luz. Él mismo pidió a la Santa Sede el Patronato de la Madre Santísima de la Luz para su naciente Diócesis. El papa Pío IX lo concedió el 19 de Septiembre de 1872.

El 8 de Octubre de 1902 fue solemnemente coronada la Celestial Señora por el obispo Don Leopoldo Ruiz y Flores (5), gracias a la concesión hecha por Su Santidad León XIII, el 23 de Marzo de 1901. La Sagrada Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino concedió el 8 de Junio de 1972, para toda la Diócesis, que la Fiesta de la Visitación se siguiera celebrando el 2 de Julio con carácter de Solemnidad.

Su Santidad Benedicto XVI ha elevado la sede episcopal de León al rango de Arquidiócesis, nombrando a monseñor José Guadalupe Martín Rábago como su primer digno Arzobispo. Sin duda, una muestra más de la cercanía y afecto de la Virgen por el pueblo leonés y por el Bajío entero.
La creciente devoción a la Virgen y su elección como patrona de la ciudad motivó a la construcción de una iglesia más amplia y noble. Pronto los padres jesuitas iniciaron las obras de la Compañía Nueva, la actual catedral. Adelantaron las obras hasta su expulsión de las colonias españolas en 1767. El edificio se concluyó sólo con la elevación a diócesis y la urgencia del nuevo obispo de trasladar la imagen de la Patrona a la sede definitiva, finalmente consagrada el 16 de marzo de 1866.
Ciertamente, la catedral de León, inicialmente ideada como iglesia parroquial goza de un lugar privilegiado entre las catedrales mexicanas por su historia y su belleza. Destacan sus dos torres, que llegaron a ser las más altas del territorio mexicano con sus más de sesenta metros de altura. Los azulejos policromos de su cúpula muestran dibujos de la Virgen de Guadalupe, la Madre Santísima de la Luz y Cristo Rey del Cubilete. Los tres pórticos en cantera labrada son únicos en México. Lo mismo se puede afirmar de las filigranas con motivos vegetales y geométricos que adornan sus bóvedas y paredes internas. En una de sus capillas interiores se conserva el modelo en mármol de Carrara para el monumento nacional a Cristo Rey. También destaca la capilla dedicada a San José y la Capilla de la Soledad, en estilo neo-mudéjar, también única en México.

El piso de la iglesia entera es de madera de mezquite, árbol propio de la zona, de gran dureza y escaso follaje. Los vitrales y los candelabros son otros tantos motivos de gloria para el hermoso templo, así como la sillería del coro en madera labrada.

Otras imágenes de la Virgen de la Luz en México se encuentran en el templo de la misión franciscana de Tancoyol, en Sierra Gorda (Querétaro); en la iglesia de San Cayetano, en la Valenciana (Guanajuato); en la iglesia de Nuestra Señora de la Luz en Puebla, así como en el Sagrario Metropolitano de la Ciudad de México.

Vale la pena visitar a la Madre de la Luz y hacer un recorrido por las otras bellas iglesias de la ciudad de León: el templo expiatorio, de estilo neogótico, la parroquia del Sagrario, dedicada a San Sebastián el Santuario de Guadalupe y otras tantas que nos convidan a la oración. Al lado de la catedral, además, se encuentra abierto al público el Museo de Arte Sacro, que expone valiosas piezas de arte religioso recuperadas y restauradas recientemente.
El semblante afable y risueño de la Virgen roba la atención de quien la contempla por la dulzura que manifiesta y la paz que transmite. Su mirada es copia fiel de la mirada de su hijo Jesús, Luz que ilumina las naciones.
Todo buen hijo se parece a su madre. Pero en el portento de la maternidad de María sucede lo contrario: es la madre que se parece a su Hijo. María dona a su hijo los rasgos físicos, pero es Jesús quien regala a su madre su bello e iluminado rostro. Es el resplandor de la presencia de Dios en el alma. Por eso el ángel llamó a María la “Llena de Gracia”. Esta venerable imagen nos recuerda que la Virgen es poderosa intercesora y una ventana que ilumina nuestra vida con la claridad del cielo.

14 de mayo de 2018

Nuestra Señora de Altötting (Alemania)

Del sitioweb: Peregrinación virtual
Nuestra Señora de Altötting es uno de los santuarios marianos más importantes de Alemania. Se encuentra en el estado de Bavaria, estado de origen del papa Benedicto XVI.
La leyenda comienza con un milagro ocurrido en 1489: un niño de 3 años cayó en un arroyo cercano, fue llevado por la corriente y su cuerpo aparentemente muerto pudo ser rescatado. La madre desesperada lo llevó a una capilla cercana dedicada a María, lo colocó sobre el altar y rezó junto a otros creyentes por su salvación. Al cabo de un tiempo la vida volvió al cuerpo del niño aparentemente muerto. Dice la leyenda que muchos años después el niño se ordenó como sacerdote.
La historia del santuario es aún más antigua. Según un documento encontrado, en el siglo 8 un noble de nombre Wilhelm auspicia la fundación del monasterio de Mondsee. Sobre el lugar se escribió "actum Autingas", "dado en Ötting". En 1330 Altötting recibe a la imagen de María con el niño Jesús en sus brazos. Es una talla en madera de tilo, y se la conoce desde entonces como la María negra de Ötting.
Después del primer signo de gracia de 1489, la Virgen de Altötting ha ido derramando a lo largo de los siglos numerosas gracias a muchísimos fieles, y se ha convertido en un importante destino de peregrinación. En las paredes exteriores e interiores de la capilla se encuentra un número enorme de imágenes devocionales, las que llegaron allí en agradecimiento por las gracias otorgadas. Hoy en día el número de estas imágenes asciende a más de 2000. En la actualidad es costumbre rodear la capilla con una cruz de madera, orando para pedir ayuda por los pesares y necesidades.

13 de mayo de 2018

Nuestra Señora de Fátima

Del sitio oficial de Nuestra Señora de Fátima:
El 13 de Mayo de 1917, tres niños llamados Lucía de Jesús, de 10 años y sus primos, Francisco y Jacinta Marto, de 9 y 7 años, cuidaban un pequeño rebaño en Cova da Iría, Parroquia de Fátima, Municipio de Vila Nova de Ourém, hoy Diócesis de Leiría-Fátima.
Alrededor del mediodía, después de haber rezado el rosario, como habitualmente hacían, mientras se entretenían en construir una pequeña casa de piedras sueltas, en el mismo local donde hoy se encuentra situada la basílica, de repente vieron una luz brillante; pensando que era un relámpago decidieron marcharse, pero un poquito más abajo otro relámpago iluminó el espacio y vieron encima de una pequeña encina, donde se encuentra ahora la Capilla (Capelinha) de las apariciones, una “Señora más brillante que el sol”; de sus manos pendía un rosario blanco.
La Señora dijo a los tres pastorcitos que era necesario rezar mucho y los invitó a volver a Cova da Iría durante otros cinco meses consecutivos, en los días 13 a la misma hora. Los niños así lo hicieron y en los días 13 de Junio, Julio, Septiembre y Octubre, la Señora volvió a aparecérseles en Cova da Iría.
El 19 de Agosto se dió la aparición en un lugar de los Valinhos, a unos 500 metros de Aljustrel, porque, el día 13 los niños habían sido llevados por el Administrador del Município, para Vila Nova de Ourém.
En la última aparición del 13 de Octubre, estando presentes cerca de 70.000 personas, la Virgen les dijo que era la “Señora del Rosario” y que hicieran allí una Capilla en su honor. Después de la aparición todos los presentes observaron el milagro prometido a los tres niños en Julio y Setiembre: el sol, pareciéndose a un “disco” de plata, se le podía mirar sin dificultad alguna y giraba sobre sí mismo como si fuese una rueda de fuego, que fuera a precipitarse sobre la tierra.
Posteriormente, siendo Lucía Hna. Religiosa de Santa Dorotea, la Virgen se le apareció nuevamente en España, el día 10 de Diciembre de 1925 y el día 15 de Febrero de 1926 en el Convento de Pontevedra y en la noche del 13-14 de Junio de 1929, en el Convento de Tuy; pidiendo la devoción de los cinco primeros sábados y comunicándole las condiciones para dicho ejercicio: — rezar el rosario meditando los Misterios, confesar y comulgar en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María — y la Consagración de Rusia al mismo Inmaculado Corazón.

12 de mayo de 2018

Nuestra Señora de los Desamparados (Filipinas)

Del sitio de la Arquidiócesis de Valencia:


La Virgen de los Desamparados es venerada en la parroquia de Santa Ana, en Manila, desde que en 1717 fue llevada por un franciscano valenciano.
La imagen es también conocida en Filipinas como “Virgen de los Abandonados”.
Esta imagen fue tallada en un taller de Valencia en el año 1713, tomando como modelo la primitiva de la Cofradía de la Virgen de los Desamparados, del siglo XV, y fue llevada a Manila en 1717 por el religioso franciscano valenciano Vicente Inglés, quien “dedicó su vida a construir una iglesia que albergara la imagen”. La imagen fue coronada canónicamente el 12 de mayo de 1991.
La iglesia de Santa Ana, también conocida como la parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados, fue construida en 1720, durante el periodo colonial español, aunque el templo original fue levantado en 1578. Precisamente en 1720, el arzobispo de Manila y provisional gobernador, monseñor Francisco de la Cuesta, regaló el bastón de mando que porta en la actualidad la Virgen en la mano derecha, hecho de oro y cristal de caña.
Igualmente, la imagen, contiene una talla de madera con la inscripción “fiel reproducción de la imagen milagrosa de María, auxilio de los desamparados, hecha en la ciudad de Valencia en 1713 y bendecida por contacto con la imagen original, que fue forjada por los ángeles en 1416”.
Además, se atribuye a la intercesión de la Virgen de los Desamparados que durante la Segunda Guerra Mundial los japoneses no llegaran a las cercanías de la parroquia, su protección en incendios y el amparo a los numerosos enfermos mentales que visitan su altar.
En Filipinas hay una arraigada devoción a la Mare de Déu y en numerosas localidades hay una imagen suya, como en Macati, Marikina, Multinlupa, Iloilo, Hulo, Talamban, Guagua o Cavite.
Por su lado, en Valencia, gran parte de la comunidad filipina que reside en la ciudad se reúne el primer domingo de cada mes en la parroquia de San Mauro Mártir y celebran, en enero, la fiesta del Santo Niño de Cebú, patrón de las Islas Filipinas, según fuentes de la asociación.

11 de mayo de 2018

Nuestra Señora de la Concepción Aparecida

Del sitio María de Nazaret:
El Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, ciudad del estado de Sao Paulo, Brasil, es el Santuario nacional y acoge cada año siete millones de peregrinos de todos los países. La Basílica de la Inmaculada Concepción, Nuestra Señora de Aparecida, la santa patrona de Brasil, es la segunda basílica más grande del mundo.
La historia cuenta que en 1717 un pequeño grupo de pescadores, acostumbrados a echar las redes en las aguas del río Paraíba, un día encontraron una estatua decapitada. Al echar una segunda vez sus redes, encontraron la cabeza que, a primera vista, parecía pertenecer a la estatua de una Virgen Negra, moldeada en arcilla. La tradición cuenta que cuando se recompuso el cuerpo y la cabeza, la Virgen «aparecida» (es decir «apareció» sin explicación) se hizo increíblemente pesada, hasta que hizo imposible su traslado.
Nuestra Señora de Aparecida es la patrona de las mujeres embarazadas, de los recién nacidos, y de los ríos y los mares. Aparecida es, entre otras cosas, el lugar de la peregrinación de los trabajadores que tiene lugar cada año el 7 de septiembre, día de la fiesta nacional de Brasil.

10 de mayo de 2018

Nuestra Señora de la Santa Casa de Nazaret

Del sitio María de Nazareth:
En 1291, los cristianos perdieron los lugares santos de Palestina. La iglesia elevada en Nazaret por la emperatriz Elena cayó bajo el martillo destructor, y la Santa Casa, que se encontraba en el interior de la iglesia, iba a padecer lo mismo cuando, de pronto, según el relato tradicional, Dios mandó a sus ángeles trasladarla a otra parte.
El 10 de mayo en la noche, se trasladó el santuario de Nazaret no muy lejos de las orillas del Adriático, cerca de la ciudad de Fiume (Rijeka, Croacia) en la parte croata de Dalmacia. 
Cuando se le relató al obispo local la noticia, esté estaba muy enfermo y comenzó a rezar a la Virgen, con la esperanza de poder ir a contemplar el prodigio.
De repente, el cielo se abrió ante los ojos del obispo, la Virgen María le apareció en medio de los ángeles que la rodeaban, y le dijo: «Hijo mío, (...) quiero que sepas que la Santa Casa recientemente traída a este territorio es la misma casa donde nací y donde recibí la mayor parte de mi educación. Fue allí que al oír la Buena Nueva traída por el arcángel Gabriel, concebí por obra del Espíritu Santo al Niño Divino (...). »
Después de tres años y siete meses, los ángeles trasladaron de nuevo la Santa Casa y la depositaron en Loreto, Italia. Era el 10 de diciembre de 1294.

9 de mayo de 2018

Nuestra Señora de la Soledad

Del sitio Where we walked:
La historia cuenta que el tallador Pedro de Mendoza (muerto en 1662) se quedó sin pintura de la noche anterior en que debía entregar la estatua de María Santísima de los Dolores. Se fue a dormir dejando su rostro sin terminar y se despertó en la mañana asombrado al encontrar que el trabajo se había llevado a cabo sin su ayuda.  
La Virgen tiene un rico y profundo cutis para complementar su inefable expresión triste. Esta estatua fue dañada por el terremoto de 1976 y los restauradores tuvieron problemas para que coincida el color de su cara.La Virgen de la Soledad representa a la madre doliente de Jesús crucificado, entre el Viernes Santo y la Pascua. Soledad se traduce a menudo como "solitaria". La Santa Madre es "solitaria", le falta su hijo, Ella es la Virgen de la pena, del dolor. 
En la ciudad interior de Antigua Guatemala, como en España, una hermandad católica lleva su estatua por las calles el Viernes Santo y la Procesión de pésame y condolencias, el Sábado Santo.Junto con otra estatua muy venerada, que representa al  Señor Sepultado, la Virgen de la Soledad fue trasladada a la iglesia de la Escuela de Cristo en 1664 cerca de la capilla de Veracruz. Fundada por los franciscanos en 1543, la Escuela de Cristo ahora alberga un seminario franciscano.El 9 de mayo de 1999, Próspero Penados del Barrio, Arzobispo de la Ciudad de Guatemala, consagró la imagen de María Santísima de la Soledad, ya que había sido consagrado 20 años antes el Señor Sepultado.

8 de mayo de 2018

Nuestra Señora de Lujan

Del sitio A Cristo por María:
A 60 kilómetros al oeste de Buenos Aires se halla la villa de Luján.
En 1630 no había en aquel paraje ningún rastro de población y sólo era frecuentado por las caravanas de carretas y las recuas de mulas tucumanas que bajaban o subían del puerto de Buenos Aires.
Sucedió que un portugués dueño de una estancia, a cuarenta leguas de la ciudad, trató de erigir en ella una modesta capilla dedicada a la Inmaculada Concepción de la Virgen. Para esto le pidió a un amigo de Brasil que le envíe una imagen pequeña de la Virgen. Su amigo le envió dos imágenes en bulto: una que representaba a María en su Inmaculada Concepción y que hoy se venera en el santuario de Luján y otra que tenía en sus brazos al Niño Jesús y ahora es venerada en Sumampa.
Partió entonces de Buenos Aires el encargado de conducir las imágenes. En la tarde del tercer día se detuvo la caravana para pasar la noche y al día siguiente el conductor de las imágenes preparó los bueyes para proseguir el viaje pero éstos no se movían. Vinieron en su ayuda troperos y peones pero no tuvieron suerte. Finalmente juzgaron que era necesario aliviar el peso de la carreta. Descargaron las imágenes y en ese momento los bueyes pudieron moverse con facilidad. Queriendo cerciorarse si el obstáculo provenía de las imágenes las pusieron nuevamente en la carreta y no se pudo mover. Entonces viendo que las imágenes se querían quedar en aquel lugar decidieron que una de ellas permaneciera en la Cañada y la entregaron al dueño de esas tierras. La fama del prodigio corrió hasta Buenos Aires y no faltaron quienes emprendieron un viaje a Luján para contemplar la imagen.
En 1887 la imagen fue coronada canónicamente por el Papa León XIII.
La Basílica está construida sobre unos terrenos donados por la señora de Mattos antes de su fallecimiento, siendo la primera capilla inaugurada en 1685. Un año después, llegó hasta el oratorio un párroco llamado Don Pedro Montalvo que, sumamente enfermo de tisis, deseaba rogar allí a la Virgen por su curación. Poco antes de llegar su estado se agravó. Llevado ante la imagen el Negro Manuel lo consoló diciéndole que la Virgen quería que él fuera su capellán, cosa que el religioso prometió si la Virgen le devolvía la salud. Como así sucedió Don Pedro fue capellán durante el resto de sus días.
Como la cantidad de fieles iba aumentando día a día, el 23 de octubre de 1730 el Obispado de Buenos Aires decidió otorgar al santuario el carácter de Parroquia.
En 1731 se comenzaron las obras para un nuevo templo, pero debido a numerosos inconvenientes que concluyeron con el derrumbe de las partes recién construidas, se demoró mas de 20 años en reanudar su construcción.
En 1754 se comenzaron nuevamente los trabajos de construcción, que se prolongaron durante nueve años con el aporte económico de Don Juan Lezica, agradecido a la Virgen de Luján por la cura de una enfermedad que había sido declarada incurable por sus médicos. El Santuario, que fue el más importante de la región, recibió la imagen de Nuestra Señora, en solemne ceremonia, el 8 de diciembre de 1763.
La concurrencia de fieles al Santuario llegó a hacerse tan numerosa que en los momentos de peregrinación, Luján parecía más una ciudad que un pueblo. La atención espiritual de tantos devotos, requería de un importante número de sacerdotes, por lo cual las autoridaes eclesiásticas ofrecieron al Santuario a las Congregaciones de Padres Vicentinos y Padres Bayonenses. Ambas congregaciones iniciaron su actividad en 1874. Un misionero Vicentino, el Padre Salvaire, sería quien impulsaría la construcción de la hermosa basílica que actualmente conocemos.
Sucedió que el Padre Salvaire, habiendo sido enviado en misión evangelizadora a los territorios ocupados en ese entonces por los indios, cayó en manos de un grupo de éstos que se proponían darle muerte. El Padre, viéndose ante tal amenaza, se encomendó a Nuestra Señora, prometiéndole, si era salvado, erigir un nuevo santuario. Instantes más tarde, llegó al lugar el hijo del cacique, a quien el padre había salvado, y lo puso bajo su protección.
Pasado el incidente, viajó a Europa donde hizo labrar una corona para la Virgen que fue bendecida por el entonces Papa León XIII.
De regreso a Buenos Aires, se abocó a la tarea de la construcción del nuevo templo, tal como lo había prometido, haciéndose cargo incluso de la confección de parte de los planos.
En 1890, con el decidido apoyo del Arzobispo de Buenos Aires, comenzó la obra con tesón y sin descanso. Algunos años más tarde recibió el nombramiento de Cura Párroco y Capellán. El Padre no llegó a ver la obra concluida, pues falleció en 1899, pero ésta fue continuada por su sucesor el Padre Dávani.
Ese esfuerzo fructificó hacia diciembre de 1910 al concluir los trabajos principales que permiten sea inaugurada y bendecida con extraordinario regocijo popular. Aún faltaban construir las dos esbeltas torres que hoy se elevan casi 110 metros sobre el horizonte pampeano.
La obra quedó terminada recién hacia 1930, cuando al celebrarse el tercer centenario de la milagrosa detención de la carreta, la Virgen de Luján es jurada como patrona de la Argentina, del Paraguay y del Uruguay.
Este Santuario, de estilo gótico francés, conocido en todo el orbe católico, ha sido desde su origen centro de la piedad argentina