11 de noviembre de 2017

Nuestra Señora de la Mar

Del sitio Foros de la Virgen:
En la Ruta del sol, a 52 Kms de Salinas, siguiendo el perfil costanero norte, se encuentra el Santuario “Blanca Estrella de Mar”, ubicado entre Montañita y Olón, con la imagen de la estatua de la Sma. Virgen María Rosa Mística, que lloró lágrimas de sangre el 11 de noviembre de 1960
El Santuario que presenta su espectacular estructura en forma de un barco anclado al borde de un desfiladero natural, desde donde se puede observa y apreciar un romance permanente de playas iluminadas por soles eternos, por rumor de olas y brisas con olor a sal. Pero no todo es playa.
Sobre un acantilado silvestre del Pacífico cerca de la aldea de pescadores de Olón, el sacerdote suizo Othmar Staheli construyó un santuario en forma de un barco de vela, dedicado a María bajo el título de Blanca Estrella de Mar.
En el espacio al aire libre en la reunión de “puente” la Inmaculada se encuentra en una gran concha en forma de gruta decorada con orejas de mar y las estrellas (a la izquierda). En la cercana ciudad de Manglaralto, el Padre Staheli fundó una organización sin fines de lucro, Santa María del Fiat, con una escuela para los cerca de 800 estudiantes, el Centro Educativo “San Miguel”, un orfanato y un internado
El Santuario “Blanca Estrella de la Mar” está sobre una roca a 60 metros sobre el nivel del mar y hoy es un centro atractivo de la vida eclesiástica no solo de los pueblos de la parroquia de Manglaralto, sino para muchos feligreses nacionales y extranjeros. Además es un lugar reconocido por muchos visitantes y turistas nacionales y extranjeros y es declarado Santuario Nacional.
Todos los días se ofrecen servicios religiosos para los niños y jóvenes residentes y peregrinos. Particularmente en los días festivos acuden cientos de visitantes.
En la cripta, debajo de la iglesia se encuentra la imagen de María Rosa Mística que ha llorado lágrimas de sangre. Muchas personas han encontrado en este lugar sanación espiritual y corporal.
El 11 de Noviembre de 1990 a las 15.00 horas de reloj en esta tarde de Domingo, el Padre Patricio fue con Isabel y las niñas hasta el culto de la cripta del Seminario de Apelación para orar.
Al entrar en la cripta de inmediato señaló a la estatua de la Rosa Mystica de la Virgen que está junto al altar. Lágrimas de sangre de espesor brotaban de los ojos de la Madre de Dios y corrían lentamente por sus mejillas.
Rápidamente se aglutinaron los funcionarios del santuario. Profundamente conmovidos, todos se arrodillaron hasta la noche ante la estatua y luego celebró la Santa Misa en honor de Nuestra Señora de los Dolores.
La imagen lloró sangre durante siete horas. Un milagro se conmemora cada año en esta fecha.
El santuario tiene también una gran peregrinación el 8 de septiembre, la Natividad de la Virgen.
Fisuras en su estructura, deslizamientos del revestimiento de piedras y otros daños anuncian el peligro que corren de colapsar las bases donde se encuentra el santuario Blanca Estrella del Mar, ubicado en la comuna Olón, del cantón Santa Elena.
Construido sobre el cerro de Olón, a más de 100 metros de altura sobre el nivel del mar, este lugar de oración y uno de los más llamativos atractivos turísticos de la Ruta del Spondylus y de la Península, se halla en un estado crítico.
Pese a que la antigua Corpecuador construyó un muro de escollera para estabilizar el terreno, la erosión del suelo ocasionada por la filtración de aguas lluvias, el golpe de las olas en las paredes de roca que sostienen esta estructura y el proceso de deterioro del talud, han puesto a este concurrido santuario y mirador turístico en grave peligro de colapsar.
Según un estudio sobre el problema realizado por el geólogo Miguel Chávez, la erosión del área avanza de manera progresiva hacia su interior y afecta cada vez más el terreno donde está ubicado este templo, por lo que es prioritario iniciar una obra preventiva para evitar que se siga extendiendo este problema, manifiesta el técnico. También se añade que las vibraciones provocadas por los vehículos que transitan por los exteriores de este santuario también han contribuido para el socavado de este terreno, por lo que se ha solicitado al Municipio la elaboración de una ordenanza para convertir a este camino en área peatonal.

9 de noviembre de 2017

Nuestra Señora de Almudena


En el año 712 el español rey godo Don Rodrigo fue derrotado en la batalla de Guadalete. Los capitanes musulmanes Muza y Tariks establecieron su dominación sobre Toledo y casi toda la Península tras una rápida conquista. Solo quedaban algunos reductos de resistencia en el norte y estos parecían estar perdidos.
Madrid, la actual capital de España y la que llegara a ser capital del gran imperio español, era en el siglo VIII una insignificante villa.
Pero los musulmanes entendieron que Madrid era un lugar estratégico y decidieron establecer allí una gran fortaleza. Grande fue la consternación de los cristianos de aquel lugar al saber del inminente ataque musulmán. Fue así que pensaron en como salvar a la venerada imagen de la Virgen María, que según la tradición, había sido traída a esta villa por un discípulo del Apóstol Santiago en el año 38. Todo el pueblo se reunió en la iglesia para pedir la protección de la Virgen, dispuestos a defender su querida y venerada imagen contra todos los infieles.

Fue bajada la imagen del camarín y conducida en procesión hasta la muralla donde se le construyó un nicho en el que fue colocada, "dejando dos luces para que la alumbrasen". Acto seguido, se tapió el nicho y se dejó el muro en la misma forma que estaba. Más de tres siglos y medio sufrió Madrid, que recibió el nombre de "Magerit", el yugo de los árabes.

No fue sino hasta 1085, tres siglos después de que la Virgen fuese escondida, que llegó el añorado día de la liberación de "Magerit". Don Alfonso VI de Castilla, llamado "El Bravo", reconquistó Toledo, y poco tiempo después el estandarte de Cruz hondeaba sobre las torres de Madrid.
Don Alfonso en seguida dispuso la purificación del antiguo templo dedicado a la Virgen María que los infieles habían profanado al convertirlo en mezquita. Sabedor de que se había ocultado la imagen de la Virgen para protegerla, mandó realizar pesquisas para averiguar el sitio donde se encontraba. Pero ya no quedaba nadie que supiese su paradero.Ordenó entonces Don Alfonso que se hicieran rogativas por espacio de nueve días para que el Cielo les concediese el tesoro que se hallaba oculto; para que la misma Virgen María los iluminase y encaminase sus pasos hacia el lugar donde se encontrara su sagrada imagen.
La Virgen escuchó sus ruegos: el día 9 de noviembre de 1085, último del novenario, organizóse una solemne procesión, después de la misa celebrada en el templo de Santa María, que recorrió todos los lugares donde se creyó que pudiera esconderse la imagen de la Señora...
Cuentan las crónicas que en esta procesión iban, además de don Alfonso VI de Castilla, el rey don Sancho de Aragón y de Navarra, el infante don Fernando y el famoso Cid Campeador, don Rodrigo Díaz de Vivar.
Al llegar la comitiva al sitio denominado hoy Cuesta de la Vega, y al pasar por delante de un trozo de la vieja muralla que por dicha parte de la villa se levantaba, permitió Dios que se produjera uno de los muchos prodigios con que el Todopoderoso muestra a los mortales su infinito poder y su bondad sin límites... Ante el asombro de todos los presentes, se derrumbó por sí mismo el trozo de muralla donde estaba la hornacina en la que ocultaron la sagrada imagen de María, apareciendo ésta, a la vista de los fieles, en la misma forma en que fue colocada, incluso con las dos velas encendidas que, para alumbrarla, habíanla puesto aquellos fervorosos cristianos, un día del año 712. Habían transcurrido trescientos setenta y tres años.
Ante el milagro
, cayeron todos de rodillas, prorrumpiendo en exclamaciones de júbilo, y no quedó una persona en la villa que no pasase por aquel lugar para venerar con respeto filial a la Santísima Virgen María, que, de modo tan ostensible, había demostrado su amor a los madrileños. Al otro día fue trasladada la milagrosa imagen con gran pompa a su primitiva mansión, en cuyo camarín fue colocada con el título de la Virgen de la Almudena, por haber estado oculta en el lugar llamado por los moros "Almudín", o depósito del trigo.
Desde entonces la Virgen de la Almudena es considerada Patrona de Madrid. La iglesia parroquial de Santa María, venerable por su antigüedad e historia, era un templo mezquino en su forma y dimensiones, y se asegura que en él se predicó por primera vez el Evangelio en Madrid. Albergó el culto de la Patrona y tuvo la categoría de catedral, siendo colegiata de canónigos seglares en tiempos del conquistador, el piadoso rey don Alfonso VI. Luego pasó a la categoría de parroquia, hasta su demolición, a fines del año 1870, pasando la milagrosa imagen a la iglesia del Sacramento, de donde fue trasladada a la cripta de la Catedral. Después pasó al Altar Mayor de la referida iglesia del Sacramento.
El día 9 de noviembre de 1941, tras la devastadora Guerra Civil Española, inauguró solemnemente el ilustrísimo señor Obispo de Madrid-Alcalá, una imagen de la Virgen de la Almudena, esculpida en piedra, en el mismo sitio de la Cuesta de la Vega donde se supone que apareció el año 1085. A ambos lados de la hornacina, dos monumentales faroles de hierro y cristales alumbraban la imagen, en recuerdo de aquellas milagrosas velas que lucieron durante trescientos setenta y cinco años, en honor a la Virgen María...
El 8 de
septiembre de 1945 se otorga a la Imagen de la ALMUDENA la Medalla de oro de la ciudad de MADRID. El 10 de noviembre de 1948 se efectúa en la Plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid, la coronación canónica.El 2 de febrero de 1954 la imagen de la Virgen fue trasladada desde la Iglesia del Sacramento, a un altar de la Catedral de Madrid-Alcalá, que por entonces era el Templo de San Isidro. Allí permaneció hasta junio 1993, en que en una solemne procesión (después de una acertada restauración de la imagen) fue trasladada a la nueva Catedral de Santa María la Real de la Almudena, donde desde entonces permanece en un magnifico altar gótico, en el lado derecho del Altar Mayor. Al día siguiente S. S. Juan Pablo II consagro la nueva Catedral Metropolitana de Madrid, siendo la única catedral española consagrada por un pontífice.
Fuente del relato: www.corazones.org

8 de noviembre de 2017

Nuestra Señora de Bavaria o Mariensäule


La Patrona de Baviera (lat. Patrona Bavariae) es una advocación mariana como santa patrona del Estado Libre de Baviera, el mayor de los estados federados alemanes, ubicado en el sur de Alemania.
La veneración de la Virgen María en Baviera tiene una larga tradición. La primera Iglesia de Santa María fue construida en el siglo VIII en el obispado de Freising, situado en el sur del estado. Pero según la tradición, en Baviera el culto mariano se remonta al siglo V. A partir del siglo VIII se construyeron innumerables iglesias y capillas consagradas a la Virgen María con el apoyo financiero de los duques bávaros. Algunas de ellas se convirtieron en lugares de peregrinación, y la peregrinación a los santuarios marianos se volvió una tradición familiar.
En el siglo XVI, con el advenimiento de la Reforma Protestante en Europa Occidental, el culto mariano en Baviera se consolidó aún más, ya que la veneración de los santos, y especialmente de la Virgen María, se convirtió en la característica distintiva de la fe católica. Hacia 1610 el Duque de Baviera y Príncipe elector Maximiliano I (1573-1651) ordenó la proclamación solemne de la Virgen María como santa patrona de su territorio y mandó acuñar dicho motivo en una moneda. Dado que era sumamente religioso, sentía que no era más que un servidor de la Virgen, a quien consideraba la verdadera soberana del país. 
En la víspera de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), Maximiliano mandó construir una estatua de dorada de la Virgen María de tamaño gigantesco con una corona, un cetro en una mano como símbolo de poder y el Niño Jesús en la otra. Debajo de la estatua se colocó una placa con la leyenda: “Bajo tu protección nos acogemos, y allí viviremos seguros y felices”.
El pedido de ayuda tuvo el efecto deseado, ya que durante la Guerra de los Treinta Años Baviera pudo defenderse con éxito contra sus enemigos y Munich se salvó de la destrucción. El ejército bávaro derrotó al ejército enemigo en la “Batalla de la Montaña Blanca”. En 1638 Maximiliano I hizo construir en honor a la Virgen María una “obra para complacer a Dios” como muestra de agradecimiento a la Virgen por haber protegido el Estado Libre de Baviera del saqueo y la destrucción por parte de los suecos.
Así fue que en la Plaza de Santa María (en alemán Marienplatz) se erigió la llamada Columna de Santa María (en alemán Mariensäule), una columna de mármol altísima sobre la cual se levanta una gran estatua de bronce de la “Patrona de Baviera”. Muy pronto la Columna de Santa María se convirtió en un lugar de devociones, misas y procesiones, así como en el corazón del Estado Libre de Baviera.
 En 1916, durante la Primera Guerra Mundial y poco antes del fin de la monarquía bávara, a solicitud del rey bávaro Luis III el Papa Benedicto XV reconoció oficialmente a la Virgen María como la santa patrona de Baviera y dio su permiso para que se celebrara la Fiesta bávara de Santa María (en alemán Marienfest). Hasta 1970 las celebraciones tuvieron lugar el 14 de mayo, pero posteriormente se trasladaron al 1° de mayo, que según el año eclesiástico católico es el mes consagrado a la Virgen María.

7 de noviembre de 2017

Nuestra Señora del Estanque

La historia de Nuestra del Estanque comienza 02 de julio 1435, fecha del descubrimiento de la estatua milagrosa. Pero también hay una "prehistoria", debido a los documentos de archivo antes de esa fecha la mención. Precisamente el 02 de julio 1435, durante la "Guerra de los Cien Años", una pequeña estatua de piedra de la Virgen María se encuentra en circunstancias milagrosas, en la parte superior del estanque de montaña.
Los arqueólogos descubrieron en el lugar donde se encontró esa imagen vestigios ed haber sido poblado.Se cree que la imagen fue tallada dos o tres siglos antes de ser descubierta y luego enterrada para preservarla de algún invasor o profano.
El descubrimiento desató un júbilo popular, ya que rápidamente el origen de muchas procesiones y milagros.
Para proteger la estatua y dignamente acomodar a los peregrinos, tuvieron que reconstruir la capilla existente en la parte superior de la montaña y añadir una casa para una persona solitaria a cargo de su cuidado.
El número cada vez mayor de peregrinos, a los que se les dificultaba subir a la montaña, entre 1515 y 1526, erigieron una nueva capilla en un lugar llamado St. Joseph Plateau, en donde se entronizó la estatua en 1526. En 1633 se empezó a construir allí un monasterio, lo suficientemente grande para dar cabida a una docena de monjes.
Durante los siglos venideros el culto a la virgen del Estanque fue creciendo, ya que la gente acudía a ella durante momentos de la calamidad de la peste, guerras y sequías. Entre los peregrinos se encontraban Luis XIV y su madre, Ana de Austria, Bossuet, Maria Teresa de Austria , junto con al Príncipe de Conde gobernador de Borgoña; en 1643, fueron San Francisco de Sales y Santa Juana Francisca de Chantal, fundadora la Orden de la Visitación.
Durante la Revolución Francesa, los monjes fueron dispersados​​. El monasterio se vendió y, posteriormente se destruyó. Escapando milagrosamente de la profanación y la destrucción, la estatua estaba escondida en la iglesia parroquial de Velars.
Después de la guerra de 1870 un sacerdote de la aldea de Velars, también santo obstinado, el Padre Javelle emprendió la construcción de una importante iglesia para la gloria de Nuestra Señora del Estanque y se construyó un monumento, donde se descubrió la estatua. Fue inaugurada en 1896 después de veinte años de trabajo.
La capilla se encuentra en uno de los picos más altos de la región, con vista al norte, al pueblo de Velars. Desde la terraza de la capilla, se puede disfrutar de una vista excepcional sobre el valle del Ouche.

6 de noviembre de 2017

Nuestra Señora de Valfleury

Un día, alrededor de la Navidad, alrededor del año 800, en Goutelle (Francia) un pastor conduce su rebaño cuando vio con asombro a la fuente misma de Dureyze una escoba en flor. Se acercó y quita suavemente las ramas hasta llegar a ver una estatua de la Virgen sentada en un trono y sosteniendo a su pequeño hijo.
Pronto se corrió la voz y todo el mundo quería ver allí el prodigio. Un sacerdote llevó a la estatua milagrosa de su iglesia. Pronto, la gente salió en masa a venerar. Grande fue la sorpresa cuando notaron que la estatua se había ido, a pesar de que las puertas del templo se habían cerrado de noche para aparecer en el lugar donde descansaba en la roca llamada la silla de la Virgen. Ella se encontró con la admiración que el pastor de Goutelle había descubierto el día anterior, y supo que quería ser honrado en este lugar.
La gente entendió el mensaje de Nuestra Madre y erigió ahí mismo una capilla: Pero lamentablemente, la capilla se derrumbó pronto.
 La imagen de Nuestra Señora está tallada de haya y mide 68 cm. de altura, se sabe que fue restaurada a finales del siglo XI probablemente por los monjes de La Chaise - Dieu, después de una grave mutilación se produjo después de la caída de la capilla original.
La Virgen se ve pisoteando la hidra de dos cabezas, la cual tiene grandes garras y dos cabezas abrió una boca con dientes enormes. La amplia banda alrededor de la cabeza de la Virgen es, probablemente, sólo admiten un turbante o gorro en forma de corona que llevan los reyes carolingios.
El Niño Jesús (el original se ha perdido , por desgracia) es una característica de la proyección de imagen Virgen remoto ( influencia bizantina). No hay duda de que el cuerpo de la estatua fue esculpida por el período carolingio Renania talleres a finales de la época merovingia.
Ella está sentada en un trono en una pose frontal estática y seria, presentando al mundo su mano derecha abierta bendiciendo y a su hijo Jesús Niño, sentado en su regazo. María está sentada en un trono cubierto con un paño y ambos pies de la Virgen María se basa en dos animales respaldados, lo cual puede hacer referencia a la lucha entre la mujer y el dragón en el libro del Apocalipsis (Ap 12,1-6). Los dos animales se muestran acechantes, abriendo sus bocas con dientes enormes y estirando sus lenguas o tal vez escupiendo llamas. Esto nos recuerda el libro del Génesis, donde la mujer aplasta la cabeza de la serpiente (Génesis 3:14-15). María aplasta a la bestia, ya que lleva consigo la salvación del mundo: Jesucristo.
La Virgen María está cubierto con una gran capa con pliegues suaves , que cae en el brazo y se extiende en el asiento , delante de él cae de rodillas , como una casulla. La cabeza de la Virgen está coronada con una diadema, que sostiene un velo que cae sobre sus hombros.
Rastros de pintura sugieren que la estatua fue originalmente policromada como se practicaba en la Edad Media en la que se utiliza para pintar las paredes y esculturas de la casa de Dios. La imagen fue escondida en una cueva durante la Revolución Francesa. En 1969 se sometió a una extracción que se devolvió el color " madera vieja " ahora.
Abrigos tejidos que data de finales del siglo XIX y que sustituye a otros que existían en 1803. La Virgen y el Niño estatua de Nuestra Señora de la Escoba de Oro, se coronó en las fiestas - Marian- dos coronas de plata. Ambas coronas fueron creadas en Roma. Por delegación de Roma, la Coronación de la Virgen y el Niño, se convirtió en 31 de mayo 1860 por el obispo Leoncio , obispo de Valencia (sub - delegado del arzobispo de Lyon)
Alrededor del año 800, en época de Navidad, la estatua fue descubierta en una escoba flores, en el paraje de "Soucieu" se ha convertido en "Valfleury." Una capilla fue construida a toda prisa. Se desplomó el día de Navidad, dañando severamente la estatua. La capilla fue reconstruida más grande y más hermoso.
En lo que hoy es Valfleury se construyó la iglesia de San Roberto. A partir de 1059 fue atendido por los benedictinos, permaneciendo hasta 1687.
Los monjes le dieron el nombre de "Valle Florido" (Valle Fleurie, Valfleury) en memoria de la maravillosa historia del descubrimiento de la estatua de María. Con el tiempo, se fuern congregando peregrinos marianos, lo que dio origen a diversas activdades alrededor del templo, tanto pastorales como sociales; en el año 1262, se construyó un cementerio.
Cada 15 de agosto, tiene lugar una gran Peregrinación, la cual es muy antigua, en la cual miles de peregrinos acuden al Santuario de Nuestra Señora de Valfleury . Algunas de estas peregrinaciones organizadas por las diócesis y en las parroquias por otras asociaciones con otras escuelas y colegios.
Actualmente cuatro Vicentinos viven en Valfleury, quienes están a cargo del santuario y hogar de cuidado de la residencia

5 de noviembre de 2017

Nuestra Señora de Kevelaer

Del sitio Infocatólica:
Corría el siglo XVII, en concreto el año 1642, cuando Heinrich Busman, que ejercía de viajante vendedor, en su viaje entre Weeze y Geldern, Alemania, pensó que le vendría bien un descanso. Ya podemos suponer que la forma de ir de un lado para otro en aquellos tiempos de guerra (la denominada de los 30 años) no era, digamos, de lo más cómodo o descansado.
Era cerca de Navidad y el buen señor Busman se sentó al pie de una de las cruces que abundaban en aquellas tierras, por ejemplo, en los cruces de caminos. Y estaba en las cercanías de Kevelaer.
Entonces escuchó una voz que le pidió que en aquel lugar se tenía que construir una capilla. En concreto le dijo: “Constrúyeme una capilla en este lugar”.
Pero el viajante, en un principio, no hizo mucho caso a lo que se le dijo creyendo que, a lo mejor, había sido producto de su imaginación aquello que había oído.
Sin embargo, como la Virgen María no suele darse por vencida a las primeras de cambio, volvió a insistir en el corazón de Heindrich en dos ocasiones más. Aquello ya no podía ser producto de algún tipo de fiebre espiritual sino que, en efecto, María le había pedido aquella capilla. Constrúyeme una capilla en este lugar”, “Constrúyeme una capilla en este lugar”, “Constrúyeme una capilla en este lugar” era una insistencia a la que había que prestar atención.

Pero no acabó ahí la cosa porque, para confirmar vía marital lo dicho a Busman, su esposa, después de la Pascua del mismo año, percibió una luz blanca pura y vio una capilla con un cuadro de Nuestra Señora de Luxemburgo que era, precisamente, el que había sido expuesto cuando, en 1623, se produjo una epidemia de peste. El título de la misma era “Consoladora de los afligidos” porque ya podemos suponer que era, dadas las circunstancias, el que más se acercaba al corazón de aquellas personas afectadas por la peste.
Busman envío a su esposa a que comprase aquel cuadro que había visto en aquella visión y, cuando el domingo 1 de junio de aquel año de gracia de 1642, se acabó de construir la capilla que le había sido pedida, se colocó el cuadro en la misma para que fuera visitado por los creyentes que así lo tuvieran por oportuno.
Pronto la Madre de Dios que, con el título de “Consoladora de los afligidos”, empezó a hacer de las suyas que, como podemos imaginarnos, suele consistir, tal hacer, en consolar a aquellos que sufren.
El mismo año, un 8 de septiembre que es, no por casualidad, en el que celebramos el nacimiento de la Madre de Dios, un niño de nombre Peter viajaba con Reinier y Margaretha van Volbroek en peregrinación a Kevelaer. Padecía una enfermedad, desde hacía cinco años, que le paralizada de tal manera que no podía caminar y que no parecía remitir en el dolor y en el padecimiento.
Era, por decirlo así, el último recurso y, por tanto, la esperanza en estado puro. Y todo salió, como era de esperar, bien.
Al cabo de dos días de haber visitado a la Nuestra Señora de Kevelaer Peter volvió a caminar.
Es de imaginar que tan milagrosa solución al problema de parálisis del niño tuviera una influencia grande en los creyentes de la zona y que la fama de santidad del lugar se extendiera por toda Alemania.
Así, el año siguiente, en 1643, un grupo grande de peregrinos se acercó a Kevelaer y lo hizo orando y cantando todo el camino que separaba aquella capilla de Rees, el lugar, cercano a Emmerich, desde donde salieron aquellos primeros peregrinos.
Y la labor de María siguió adelante.
En 1643 Eerutgen Dircks, señora que padecía heridas abiertas en sus piernas, no había visto curadas las mismas de ninguna de las maneras. Pero su fe pudo más de lo que la medicina podía hacer y acudió a Kevelaer.
El resultado, atestiguado por varias personas, ya podemos imaginar cuál fue: en apenas dos visitas a la capilla curó de las heridas que tanto la hacían padecer y, por eso mismo, convertirla en una de las personas afligidas a las que María presta atención.
Posteriormente, en 1654, aquella capilla que inicialmente fuese construida por el “llamado” Heinrich Busman, fue sustituida por una otra hexagonal (que es la que hoy día allí mismo permanece) y que se le dio el justo nombre de Capilla de la Misericordia, construyéndose posteriormente la basílica y las instalaciones para los peregrinos que acuden en un número superior a 800.000 al año.
Y todo eso porque María quiso tener una casa en aquel lugar donde un viajante escuchó a su corazón de hijo de Dios e hizo lo que se le pedía.

4 de noviembre de 2017

Nuestra Señora de Mariapocs

A fines del siglo XVII, época de grandes tribulaciones, en especial para los países de Europa próximos a Turquía, los habitantes de la aldea de Pócs, Austria, eran en su mayoría greco - católicos de origen ruteno, es decir, ucranianos. Los incesantes ataques de las fuerzas musulmanas, precursores del tremendo cerco de Viena en 1683, producían horribles devastaciones, logrando que incontables católicos cayeran prisioneros y fueran reducidos a la esclavitud.
En 1675, un habitante de Pócs, Läszlö Csigri, escapó milagrosamente del cautiverio turco. Cumpliendo una promesa, en señal de gratitud, encomendó a Istvan Pap, hermano menor del párroco de Pócs, un cuadro de la Virgen para la iglesia local. No obstante, cuando el cuadro quedó terminado, Csigri no disponía del dinero necesario para pagarlo.
Un habitante rico de la aldea, Lorinc Hurta, compró entonces el cuadro y lo donó a la iglesia.
Sobre madera noble, el cuadro de 70 x 50 cm representa a Nuestra Señora envuelta en un manto rojo, teniendo al Niño Jesús en el brazo izquierdo, mientras señala con la mano derecha a su divino Hijo, que es el camino. De ahí la invocación griega Odighitria, que significa: la que muestra el camino. Dos estrellas, una en la cabeza y otra en el hombro izquierdo de María,simbolizan su virginidad perpetua. Sobre la cabeza de la Virgen y la del Niño Jesús el artista pintó una aureola. En el cuadro están también escritas abreviadamente las palabras Madre de Dios y Jesucristo. En los bordes del cuadro se pueden ver las cabezas de dos querubines. En la parte de abajo está escrito en eslavo antiguo, probablemente por orden de su comprador Lorinc Hurta: “Mandó hacer este cuadro el Siervo de Dios [nombre ilegible] para remisión de sus pecados”.
En cuanto obra de arte, no es una pintura de gran valor. Sin embargo, la Madre de Dios se valió de ella para operar maravillas, y como tal su valor se volvió inestimable.
El cuadro de la Santísima Virgen que señala el camino ––la buena vía para evitar los peligros, y también el modo eficaz de vencer a los enemigos–– fue desde luego objeto de gran devoción de los habitantes de Pócs, la cual aumentó cuando la imagen lloró milagrosamente.
El día 4 de noviembre de 1696, durante la misa rezada por el párroco Pap, el campesino Mihaly Eory notó que lágrimas escurrían de los ojos de la Virgen. El milagro, atestiguado por los fieles presentes en la misa, fue investigado por dos comisiones, una civil y otra eclesiástica. La comisión civil fue presidida por el conde Corbelli, comandante en jefe del ejército imperial en Hungría del este. El día 8 de diciembre, acompañado de especialistas y ante más de 300 personas, entre ellas innumerables protestantes evangélicos y calvinistas, el general Corbelli examinó minuciosamente el cuadro, constató que estaba íntegro, y enjugó con un pañuelo de seda las lágrimas que corrían de los ojos de la Virgen. Al final de sus investigaciones, el general Corbelli envió un manuscrito al obispo de Eger y un informe al emperador, a respecto del milagro de las lágrimas.
La investigación eclesiástica estuvo a cargo de György Fenesy, obispo de Eger, el cual declaró que se trataba de un auténtico milagro. Los protocolos de estas investigaciones, que comenzaron el día 26 de diciembre de 1696, contiene las declaraciones de 36 personas, incluso protestantes, todas ellas atestiguando el milagro de las lágrimas.
Los documentos del proceso están guardados hasta hoy en la Colección Hevenesi de la Biblioteca de la Universidad de Budapest.
La noticia del milagro se esparció rápidamente. Al mismo tiempo llegó a Viena el informe del general Corbelli, para el conocimiento de Leopoldo I, emperador de Austria y rey de la Hungría. Atendiendo a un deseo de la emperatriz Eleonora, Leopoldo I ordenó que el cuadro milagroso fuese trasladado a Viena. Los católicos de Pócs, apesadumbrados, tuvieron que doblegarse a la voluntad de su emperador. El día 4 de julio de 1697, el cuadro fue recibido pomposamente en la capital austríaca, donde se celebraron misas solemnes y se organizaron con él más de 33 procesiones en las parroquias de la ciudad. 
Un hecho histórico de gran importancia contribuirá sin embargo a fomentar la devoción a la Virgen de Pócs, en todo el imperio austríaco. El príncipe Eugenio de Saboya, comandante de las tropas imperiales, había infligido el día 11 de setiembre de 1696, en la batalla de Zenta, una fragorosa derrota a los ejércitos mahometanos de Turquía. Después del fracaso del cerco de Viena (1683), fue este el golpe definitivo a las pretensiones turcas de imponer un dominio islámico sobre Europa.
El mismo emperador Leopoldo I atribuyó esta victoria a la intercesión de Nuestra Señora de Pócs, en una bula de 1701. Pues, según él, la creencia en el poder de María Pötsch hizo con que el pueblo pidiera insistentemente a la Virgen la victoria sobre los turcos.
Los habitantes de Pócs no se conformaban con la pérdida de su cuadro milagroso. Lo querían de regreso y escribieron en tal sentido al emperador. Este no obstante, a través del obispo de Eger, respondió que sólo les daría una copia del cuadro. Efectivamente Mons. Telekesy mandó hacer, por encargo del emperador, una copia que sustituyó al original, y fue colocado en su nicho en la iglesia de Pócs.
El cuadro original nunca más vertió lágrimas, ni las numerosas copias que de él fueron hechas. No obstante, la predilección de la Santísima Virgen por sus fieles de esa pequeña aldea se manifestó aún en dos ocasiones a lo largo de los siglos: la copia de la iglesia de Pócs lloró el día 1º de agosto de 1715, y una vez más el 19 de diciembre de 1905. Ambas lacrimaciones fueron debidamente documentadas. La última fue incluso noticiada por la prensa.
Mientras la bella iglesia de Pócs conserva en su ornamentado altar la copia del cuadro milagroso, el original se encuentra en el Stephansdom luego de trasponer el portal de entrada, al lado derecho, atrayendo incesantemente la veneración de los vieneses y austríacos de todas las regiones. Y a todos, en la pequeña ciudad húngara y en la metrópoli austríaca, va María Pötsch desempeñando su papel de odighitria, la que muestra el camino. Ella lo mostró en la batalla de Zenta al príncipe Eugenio de Saboya, cuyos restos mortales reposan actualmente en la misma catedral de Viena, en una pequeña capilla.

3 de noviembre de 2017

Nuestra Señora de Coromoto

Del sitio de la Agencia Católica de Informaciones:
Desde mediados del siglo XVII los religiosos capuchinos empezaron la evangelización de la comarca de Guanare. En una de las tribus indígenas evangelizadas se originó el culto a Nuestra Señora de Coromoto. Según cuenta la tradición, cuando se disponían los indios Cospes a ser bautizados, el cacique se negaba rotundamente a participar. En setiembre de 1651, el cacique se encontró con un vecino de la villa del Espíritu Santo, llamado Juan Sánchez y durante la conversación el indio le contó que una Señora muy hermosa se le había aparecido en una quebrada y le había dicho que recibiera el agua del Bautismo. Juan Sánchez le exhortó a seguir las indicaciones de la aparición y prosiguió su ruta.
Al mismo tiempo algunos niños, hijos de los conversos, confesaron que una Señora muy bella se les aparecía cuando iban a recoger agua. Esto hizo que los indios miraran con respeto aquel lugar y que utilizaran el agua que allí manaba para curar a sus enfermos.
Sin embargo pasó un año y el cacique no daba muestras de querer convertirse a la fe cristiana. El 8 de setiembre de 1652, la Virgen se le apareció al Cacique, en la misma puerta de su choza y según se cuenta éste la amenazó con su arco pero la Virgen le cegó con sus resplandores y desapareció, dejando en sus manos una pequeña imagen suya. Luego de esto el Cacique se convirtió y se bautizó. Juan Sánchez al tener noticia del suceso, mandó recoger la imagen y desde entonces se la comenzó a venerar bajo el título de Nuestra Señora de Coromoto.
El 7 de octubre de 1944 , el Papa Pío XII la declaró "Patrona de la República de Venezuela" y su coronación canónica se celebró tres siglos depués de la aparición, en 1952.

2 de noviembre de 2017

Memorial de la Sagrada Familia en Egipto (Iglesia Copta)

Del sitio Mariología.org:
No queda nada de aquellos días, sólo piedras sobre las que se levantó una basílica. Sin embargo, el Nuevo Testamento lo consigna: «Levántate, toma al Niño y a su Madre y huye a Egipto; estáte allí hasta que yo te diga: Porque Herodes va a buscar al niño para matarlo». (Mt. II, 13)
La Sagrada Familia vivió durante un mes en el antiguo El Cairo. En este lugar se encuentra la cripta donde, según el Evangelio de San Mateo, (Mt. II, 15) se refugiaron la Virgen María, San José y el Niño Jesús, huyendo de la persecución. Ahora, en este mismo sitio se puede ver lo que se considera el espacio cristiano más antiguo de Egipto: La Basílica de San Sergio o de la Sagrada Familia, que fue construida precisamente sobre la cripta donde pernoctaron Jesús, María y José, al huir de la matanza de Herodes en Israel. Data de hace aproximadamente 1500 años. Provista de dos columnatas, y dividida en dos partes, subterránea y primer piso, esta basílica pertenece al rito copto ortodoxo (copto, significa «tierra negra», y así se les conoce a los cristianos que viven en Egipto). El cristianismo se asentó en este país en el siglo primero de nuestra era, cuando San Marcos llegó a Alejandría, cristianizándola y extendiendo su mensaje por todo Egipto.
Y en pleno corazón de El Cairo, en su parte más antigua, se encuentra este barrio cristiano, a un costado de donde se halla la parte musulmana. Como ocurre en Jerusalén, aquí se da un encuentro de religiones, ya que en este lugar se asentaron los primeros musulmanes, los primeros cristianos y también los judíos de una sinagoga, que fue la primera en este país africano. Los barrios están contiguos, uno al lado de otro.
Todos los lugares donde la Sagrada Familia «colocó sus pies se convirtieron en una iglesia», señaló Samuel, guía egipcio de grupos de turistas. Entre calles muy angostas, callejuelas que deben recorrerse a pie, la parte antigua de El Cairo va develando sus riquezas y sus misterios. Este recorrido es considerado como una «segunda peregrinación». La primera es obviamente a Israel.
La cripta de La Sagrada Familia es pues, un lugar santo. Hay mucha devoción a la Virgen María en El Cairo, y no muchas diferencias entre los ritos católicos y los coptos. La Misa se celebra de la misma forma: Ellos creen en el Salvador y en los santos. La Basílica de San Sergio se asemeja al Arca de Noé. Cuenta con iconos realizados a través de la misma técnica de los papiros; persisten dibujos en las paredes en forma de panales de abejas, «porque la Palabra de Dios es más dulce que la miel».
El Cairo tiene su «tierra de mártires» también, ya que según la historia fueron martirizados ahí dos millones de cristianos en manos de los romanos. Son notables los vestigios de las primeras piedras que conformaron la basílica, los iconos de los padres de la Iglesia: Una cruz copta con doce puntos que representan a los Doce Apóstoles. Ésta se encuentra justo en el piso que está bajo la Basílica, y es el lugar donde se cree que la Sagrada Familia permaneció oculta durante más de quince días. Se trata de un espacio que ahora ha sido rehabilitado, ya que la cripta sufrió hasta no hace poco inundaciones, por su cercanía con el Río Nilo y el gobierno de este país está haciendo lo necesario para extraer el agua, sin perjudicar el recinto. El lugar es una muestra del arte cristiano, copto antiguo, donde lucen trozos de madera incrustadas con marfil, en formas arabescas, de una sola pieza.
Edificaciones muy antiguas complementan este espacio, conformando una zona que está considerada como patrimonio universal de la Humanidad; aquí perviven muy pocos pobladores, ya que se pretende que este lugar se convierta en un atractivo turístico.
Al salir de la cripta, a pie hacia el Norte, recorriendo las pequeñas calles se llega a la sinagoga, que antes fuera una iglesia cristiana, pero que sigue siendo considerado un lugar santo, puesto que la tradición señala que Moisés pasó por aquí saliendo del delta del Nilo, dirigiéndose a la Tierra Prometida.
También es aquí donde fue encontrada la canasta de Moisés por la hija del faraón, ya que, en la parte trasera se hallaba el Palacio de Ramsés II. Se dice también que Jeremías está enterrado en este lugar. En medio de la sinagoga resalta una tumba, y actualmente no tiene culto alguno. En las afueras de la construcción se puede ver «el pozo del tiempo», en el que se narra que la hija del faraón, como queda dicho, halló a Moisés en el Nilo, pasaje bíblico que toma vida en este lejano rincón del mundo.
(Escrito por María Antonieta Flores Astorga)

1 de noviembre de 2017

Nuestra Señora Reina de Todos los Santos

A raíz del movimiento surgido en el primer tercio del siglo XVI y que abandera doña Teresa Enríquez, llamada la Loca del Sacramento, los fieles de Omnium Sanctorum, quizás con el beneplácito y el impulso del clero de la Parroquia, deciden fundar una Hermandad que se dedique al culto al Santísimo Sacramento y al ejercicio de la caridad entre los hermanos.
La visita de esta dama de la nobleza a la ciudad que acompaña, en 1511, el séquito de Fernando el Católico y de su esposa Germana de Foix, ha sido tomado por la historiografía tradicional como el comienzo de las corporaciones sacramentales en un proceso que se iniciaría por la creación de la del Sagrario de la Catedral y que se iría extendiendo por el resto de collaciones hasta generalizarse a finales de siglo.
Sin embargo, las noticias generales que tenemos sobre este comienzo son muy fragmentadas. En concreto las de nuestra Hermandad proceden tanto del archivo histórico de la Corporación, como del archivo del hospital que ésta mantuvo en estos primeros años de su historia.
Los primeros documentos que se conservan son diversas reclamaciones de misas de 1549 y un informe que realiza el prioste de la hermandad, don Miguel de la Barrera al Arzobispado en 1564 donde se especifica que la Hermandad “es antigua” y considerándose junto a otros “fundadores de dicho hospital y cofradía”.
Coincidente con este documento se encuentra en el Archivo de la Diputación Provincial una solicitud del mismo hermano al Arzobispado fechada en 1580, sobre que no se redujera (en la práctica se expropiara) el hospital que poseía la Sacramental en la calle Peral, pues tal hospital no podía considerarse como tal, sirviendo sólo para las reuniones de los hermanos de la corporación que se hallaba fundada hacia 50 ó 60 años.
Como último dato relativo al origen de la Hermandad, podemos aportar el primer libro de hermanos de la Sacramental, que se hace nuevo en 1626 por haberse mojado el anterior y en donde se fija el año de ingreso del hermano más antiguo en 1581.
Son no obstante las primeras Reglas que se conservan en el Archivo del Arzobispado de Sevilla, y que se aprueban en 1636, las que nos pueden ofrecer más pistas sobre los orígenes de la Corporación. En el comienzo de las mismas se especifica, al igual que en los libros de hermanos y hermanas, que se éstas se hacen de nuevo por haberse mojado las anteriores. Podemos deducir que, puesto que se requiere la aprobación de la jerarquía, estas Reglas contienen variaciones sobre las primeras y que por tanto no se trata sólo de un traslado de las primigenias, pues en ese caso no sería necesario el procedimiento, tanto menos cuanto que la elaboración de las mismas debió suponer un desembolso importante al estar encuadernadas en tapas de madera forradas en piel y grabados estofados en oro.
Este hecho es importante porque, al incluir en las mismas algunas disposiciones del Concilio de Trento, en caso de que se tratara de un traslado estaríamos fijando la fecha límite de origen de la Hermandad en 1551.
Por tanto, conciliando los cuatro datos anteriormente reflejados podemos fijar la creación de esta primera asociación que, a lo largo del tiempo, se convertiría en el núcleo integrador de las demás corporaciones, en la horquilla temporal que va desde 1515 a 1545.
Durante este primer período de su existencia, la Hermandad debió de desarrollar una vida dedicada al culto (antes que a la caridad) muy en la línea con lo que demandaba de estas corporaciones el Concilio de Trento (1545-1563) especialmente las sesiones celebradas en el ya referido año de 1551, donde se establecen definitivamente los cánones relativos al Sacramento de la Eucaristía.
No queda, pues, motivo alguno de duda en que todos los fieles cristianos hayan de venerar a este santísimo Sacramento, y prestarle, según la costumbre siempre recibida en la Iglesia católica, el culto de latría que se debe al mismo Dios. Ni se le debe tributar menos adoración con el pretexto de que fue instituido por Cristo nuestro Señor para recibirlo; pues creemos que está presente en él aquel mismo Dios de quien el Padre Eterno, introduciéndole en el mundo, dice: Adórenle todos los Angeles de Dios; el mismo a quien los Magos postrados adoraron; y quien finalmente, según el testimonio de la Escritura, fue adorado por los Apóstoles en Galilea. Declara además el santo Concilio, que la costumbre de celebrar con singular veneración y solemnidad todos los años, en cierto día señalado y festivo, este sublime y venerable Sacramento, y la de conducirlo en procesiones honorífica y reverentemente por las calles y lugares públicos, se introdujo en la Iglesia de Dios con mucha piedad y religión. Es sin duda muy justo que haya señalados algunos días de fiesta en que todos los cristianos testifiquen con singulares y exquisitas demostraciones la gratitud y memoria de sus ánimos respecto del dueño y Redentor de todos, por tan inefable, y claramente divino beneficio, en que se representan sus triunfos, y la victoria que alcanzó de la muerte. Ha sido por cierto debido, que la verdad victoriosa triunfe de tal modo de la mentira y herejía, que sus enemigos a vista de tanto esplendor, y testigos del grande regocijo de la Iglesia universal, o debilitados y quebrantados se consuman de envidia, o avergonzados y confundidos vuelvan alguna vez sobre sí”. (Concilio de Trento, Sesión XIII, Decreto sobre el Sacramento de la Eucaristía, capítulo V).
En virtud de esta preeminencia que el Concilio concede al Sacramento de la Eucaristía y al auge comercial que la ciudad vive tras el descubrimiento de América y la erección de la Casa de Contratación en 1503, la Hermandad debió de contar pronto con un elevado número de hermanos (en torno a los cien) y una economía saneada que le permite hacer “guión y varas de palio”.
Los cultos de Regla se centran en esta primera etapa en Semana Santa y el tiempo Pascual. El Jueves Santo se convierte en la festividad principal al ser el día en que se instituyó la Eucaristía.
En esta festividad, además, todos los hermanos debían “averiguar”, es decir pagar las cuotas correspondientes al año.
La procesión para llevar el Cuerpo de Dios a los enfermos e impedidos de la feligresía, constituía el segundo culto más importante del año. Para aumentar la solemnidad de la misma se procuraba la participación de niños, el clero de la parroquia (al que se invitaba a “dulces” finalizado el acto) y la mayor parte de los hermanos. En algunas ocasiones consta también la contratación de fuegos de artificio.

31 de octubre de 2017

Nuestra Señora del Rosario del Río Blanco y Paypaya

Del sitio Círculo de Jujuy:
En la Provincia de Jujuy, Argentina, se venera esta advocación.
El primer documento histórico anota la fecha de 1696, por una inscripción grabada en una campana de la Iglesia Catedral de Jujuy: “Soy de Nuestra Señora de Paypaya – 1696”. pero es probable que la imagen estuviera en Jujuy recien a mediados del Siglo XVII.
Recibió la coronación pontificia por Decreto del Papa Benedicto XV, con fecha del 25 de marzo de 1920 y la ceremonia tuvo lugar el 31 de octubre del mismo año.
Su Santidad, Juan XXIII, a pedido del primer Obispo de Jujuy, Monseñor Enrique Mühn, la declaró patrona de la Diócesis de Jujuy, el 1 de julio de 1960.
En Buenos Aires se entronizó el 15 de noviembre de 1981 en la Parroquia de San Ildefonso.
Desafortunadamente, los documentos existentes sobre la historia de la imagen de la Virgen del Rosario del Río Blanco y Paypaya y su santuario son escasos, no siendo posible determinar cuándo y dónde apareció por primera vez. No obstante, se sabe que españoles y aborígenes de aquella región le atribuían milagrosos poderes a la Virgen del Rosario, que se aparecía durante los ataques de los feroces indios del Chaco, los poderosos Tobas. Este pueblo atentó contra la ciudad de Jujuy muchas veces pero cada vez que querían llevar a cabo sus planes, se les aparecía sobre un “pacará”, la Virgen del Rosario, luciendo su espléndido vestido color rosa, manto celeste y empuñando su bastón de soberana, impidiéndoles el paso y salvando así a sus fieles.
La devoción a la milagrosa Virgen data de muchos años. Su imagen se apareció “primero en las rústicas chozas de los paypayas, luego en la ermita de Ortiz de Zárate, para tener, después de 1833, la actual capilla en las cercanías de Palpalá.
En la provincia de Jujuy se le rinden numerosos homenajes con actos litúrgicos, uno de ellos son las procesiones que se realizan al Santuario de la Virgen y que comienzan el primer domingo de octubre. en donde la cita es con las familias de Palpalá y de San Salvador de Jujuy. El segundo domingo, peregrinan las familias de toda la provincia. El tercer domingo y “Día de la Madre”, peregrinan los enfermos. Mientras que el cuarto domingo de octubre, caminan hacia su Santuario todos los jóvenes.
Los generales Manuel Belgrano, Martín Miguel de Güemes, Juan Antonio Álvarez de Arenales, Juan Galo Lavalle y muchos otros héroes de la independencia argentina, no atravesaban Jujuy, sin postrarse ante la protectora del norte y el 25 de mayo de 1812 el general Belgrano organizó el primer juramento a la Bandera y quiso que se hiciera ante la Patrona, en señal de agradecimiento por la protección dispensada y haciéndole importantes ofrendas.

30 de octubre de 2017

Nuestra Señora de Mondovi

Del sitio Foros de la Virgen María
En Italia, la ciudad de Mondovi se encuentra a 63 km de Savona.
La dulce imagen de la varias veces coronada "Regina Montis Regalis", es un fresco del principio del siglo XVI, de autor no bien identificado, pero ciertamente local, sobre un rústico Pilón de ladrillos, construido por un artesano de ladrillos del lugar, a sugerencia de su hija para obtener la gracia de una buena cocina de sus ladrillos.
La delicada imagen, pintada en fresco sobre un fondo duro y ondulado, nos representa el Virgen con el niño en actitud maternal.
El disparo de un cazador, que golpeó inadvertidamente la imagen en el centro, provocó el primer homenaje de la población local, y las numerosas gracias milagrosas que inmediatamente se produjeron le crearon una fama súbita, y abrió el camino a una maravillosa manifestación de fe y amor, que los historiadores han llamado " brote de devoción a la Madonna ".
Tendrá un impacto no sólo en la diócesis Monregalese, sino en toda la región de Piamonte y Liguria, y también en tierras lejanas de Francia, Suiza, Alemania, de Holanda y España. La figura de la Virgen está absorta en el bebé con expresión simple y materna, como muchos cientos de miles de almas han descubierto en oración devota la serenidad y la paz frente a esta imagen.
La herida de la imagen que produjeron los cazadores que la encontraron oculta en el bosque entre los arbustos, se produce con seguridad en el año 1592.

29 de octubre de 2017

Nuestra Señora de Oropa

Del sitio Nuestra Santisima Madre
En el Piamonte, Italia, se encuentra el Monte Sagrado de Oropa, donde se venera la Madre de Dios, representada por una Virgen negra que alienta la fe de sus fieles devotos.
En un valle rodeado por los monte Mucrone, Rosso y Tovo, Oropa es uno de los santuarios marianos mas visitados de Italia.
Allí se habría refugiado San Eusebio, obispo de Vercelli, quien defendía la fe cristiana contra los arrianos quienes negaban la divinidad de Jesucristo.
Segun la tradición San Eusebio erigió una capilla en el siglo IV para albergar la estatua de la Virgen, atribuida a San Lucas Evangelista. La escultura tallada en madera se encuentra en el oratorio eusebiano, único elemento que se conserva de la construcción antigua.
Durante su primera coronación en 1620, la Virgen empezaba a otorgar favores a los pobladores de Oropa, pero fue en la segunda coronación en 1720, cuando muchos vieron en lo alto una corona de estrellas y al centro una de mayor tamaño que se posó sobre la estatua.

28 de octubre de 2017

Nuestra Señora de Treille

Del sitio Foros de la Virgen María:
En Lille ,Francia, se venera desde el siglo XII una estatua de Nuestra Señora que se encontraba cerca del chateau de la Salle, a orillas del río Deûle, muy cerca de Lille.
En el siglo XIII es transportada de allí a la Iglesia de San Pedro. La estatua de María es venerada bajo el nombre de "Nuestra Señora de la Treille" (parral en español), tomando el nombre de la pequeña verja que la rodea, donde los peregrinos vienen para enganchar las flores que ofrecen a la milagrosa Virgen de la Treille.
En Lille, la devoción mariana se encarnó desde los orígenes de la ciudad en la Virgen de Treille.
Este sobrenombre de "parral" le viene de Treola, dominio vitivinícola cerca de lo que todavía no era Lille. Es entre 1238 y 1254 que la estatua está instalada en la iglesia de San Pedro donde ocupa un escaño hasta la Revolución Francesa al lado del cuerpo de san Eubert, segundo patrón de Lille.
Es precisamente en 1254 que se producen milagros impactantes que valen a la estatua un fervor que crece en el curso de los siglos. Cuenta la historia que cuando algunos niños jugaban irrespetuosamente ante esta imagen, la estatua de la Virgen hizo un signo de desaprobación con su mano. Este milagro indujo a los habitantes a construir una capilla para venerarla.
Nuestra Señora de la Treille obtuvo para sus niños muchos milagros y prodigios: será salvada de las llamas en 1354, luego también de la profanación jacobina en la Revolución de 1789.
Otras dos series de hechos milagrosos se efectuan entre 1519 y 1527 y entre 1634 y 1638. Juan Le Vasseur, intendente de Lille dedica la ciudad a la Virgen el 28 de octubre de 1634 y deposita las llaves de la ciudad a los pies de la Señora.
Entre el siglo XII y siglo XVIII muchos reyes, reinas y figuras del mundo irán para rogar al pie de Nuestra Señora de la Treille: Felipe el Bueno, duque de Borgoña le hace elevar un altar; Carlos V, Felipe II la visitan; también los reyes de Francia Luis XIV y Luis XV fueron para saludar a la virgen protectora de la ciudad de Lille.
En 1667, Luis XIV, después de la toma de Lille, deseando respetar las franquicias, las libertades y los privilegios de los habitantes de Lille, toma juramento delante de Nuestra Señora de la Treille. También se apresuró antes de esto a acabar la estatua haciéndole esculpir piernas en roble.
Hasta la Revolución Francesa, la veneración de Nuestra Señora de la Treille crece sistemáticamente, hasta el punto de que una procesión oficial reúne cada año a muchedumbres para inaugurar una novena a partir del domingo que sigue a la Trinidad.
Pero desde 1792, la persecución religiosa revolucionaria hace suprimir esta manifestación del amor mariano popular. El culto público a Nuestra dama de la Treille proseguirá sólo en el siglo XIX.
En 1792, como consecuencia de la Revolución Francesa fue destruida la iglesia de San Pedro. La estatua de la Virgen fue comprada por el sacristán, Albert Gambier, que la guardó en su morada y luego lo regaló a la iglesia santa Catherine donde quedó un poco en el olvido hasta 1842, cuando el abad Bernard, el cura de la parroquia, le rindió un lugar de honor en su iglesia. En 1846, Mons. Giraud el arzobispo de Cambrai dedica su persona y la Arquidiócesis a Nuestra Señora de la Treille.
En 1854, una grandiosa procesión se hizo en honor de Nuestra Señora y Mons. Régnier, arzobispo de Cambrai, bendice la primera piedra de la basílica actual y donde la Virgen fue transportada en 1872 en presencia de Mons. Chigi, nuncio en París, y de catorce obispos.
En 1874 se efectuaron las grandes fiestas del coronamiento por el cardenal Régnier, el arzobispo de Cambrai, delegado del papa Pio IX.
En 1913, la diócesis de Lille fue creada por Roma y en 1914, Pio X designa la basílica de Nuestra Señora de la Treille como Catedral.

27 de octubre de 2017

Nuestra Señora de la Caridad

Del sitio de Los Corazones Traspasados de Jesús y de María:

Alonso de Ojeda y los primeros conquistadores de Cuba pretendían imponerse a los indios. Estos los repulsaron y los españoles tuvieron que huir atravesando montes y ciénagas para salvar sus vidas. Así llegaron al poblado indio de Cueiba en la zona de Jobabo. Los indios al verlos en tan mal estado tuvieron compasión de ellos y les auxiliaron.
En agradecimiento Alonso Ojeda construyó una pequeña ermita con ramas de árboles, posiblemente la primera en suelo cubano. Allí colocó una Imagen de Nuestra Señora que era su preciada pertenencia. Cumplió así el voto que había hecho de entregar la Imagen si salía salvo de aquella situación. Enseñó a los indios a decir el "Ave María" y aquella expresión se propagó tan rápido entre los indios que mas tarde Cuba se llegó a conocer como la isla del "Ave María". No hay razón para pensar que fuese aquella la imagen de la Virgen de la Caridad que se aparecerá después. Pero la Virgen ya se hacía presente en Cuba preparando el camino.
Una gran enseñanza: La Virgen quiso que la evangelización no partiera de la prepotencia sino desde la humildad y el agradecimiento.
Sin comprender muy bien la religión, los indios de aquel lugar veneraron la Imagen y mantuvieron la ermita con gran esmero cuando Ojeda se marchó. Así ocurría cuando llegó el Padre de las Casas al poblado de Cueibá.
En el siglo XVI aumentó en Cuba la cría del ganado. Era necesario para los españoles en camino hacia los nuevos territorios. En 1598 comenzó la explotación del cobre en las montañas de la región oriental de la isla. A 15 leguas de las minas el gobierno español estableció el hato de Varajagua o Barajagua que contaba con mucho ganado. Por eso era necesaria la sal que prevenía la corrupción de la carne.
Alrededor del año 1612 o a los inicios de 1613, fueron a buscar sal en la bahía de Nipe dos hermanos indios y un negrito de nueve o diez año. Se llamaban respectivamente Juan de Hoyos, Rodrigo de Hoyos y Juan Moreno, conocidos por la tradición como "los tres Juanes". Mientras iban por la sal ocurrió la aparición de la estatua de la Virgen. He aquí el relato de Juan Moreno, dado en 1687, cuando tenía ochenta y cinco años: "...habiendo ranchado en cayo Francés que está en medio de la bahía de Nipe para con buen tiempo ir a la salina, estando una mañana la mar calma salieron de dicho cayo Francés antes de salir el sol, los dichos Juan y Rodrigo de Hoyos y este declarante, embarcados en una canoa para la dicha salina, y apartados de dicho cayo Francés vieron una cosa blanca sobre la espuma del agua, que no distinguieron lo que podía ser, y acercándose más les pareció pájaro y ramas secas. Dijeron dichos indios "parece una niña", y en estos discursos, llegados, reconocieron y vieron la imagen de Nuestra Señora la Virgen Santísima con un Niño Jesús en los brazos sobre una tablita pequeña, y en dicha tablita unas letras grandes las cuales leyó dicho Rodrigo de Hoyos, y decían: "Yo soy la Virgen de la Caridad", y siendo sus vestiduras de ropaje, se admiraron que no estaban mojadas. Y en esto, llenos de alegría, cogieron sólo tres tercios de sal y se vinieron para el Hato de Barajagua..."
El administrador del término Real de Minas de Cobre, Don Francisco Sánchez de Moya, ordenó levantar una ermita para colocar la imagen y estableció a Rodrigo de Hoyos como capellán.
Una noche Rodrigo fue a visitar a la Virgen y notó que no estaba allí. Se organizó una búsqueda sin éxito. A la mañana siguiente, y para la sorpresa de todos, la Virgen estaba de nuevo en su altar, sin que se pudiera explicar, ya que la puerta de la ermita había permanecido cerrada toda la noche.
El hecho se repitió dos o tres veces más hasta que los de Barajagua pensaron que la Virgen quería cambiar de lugar. Así se trasladó en procesión, con gran pena para ellos, al Templo Parroquial del Cobre. La Virgen fue recibida con repique de campanas y gran alegría en su nueva casa, donde la situaron sobre el altar mayor. Así llegó a conocerse como la Virgen de la Caridad del Cobre.
En el Cobre se repitió la desaparición de la Virgen. Pensaron entonces que ella quería estar sobre las montañas de la Sierra Maestra. Esto se confirmó cuando una niña llamada Apolonia subió hasta el cerro de las minas de cobre donde trabajaba su madre. La niña iba persiguiendo mariposas y recogiendo flores cuando, sobre la cima de una de las montañas vio a la Virgen de la Caridad.
La noticia de la pequeña Apolonia causó gran revuelo. Unos creían, otros no, pero la niña se mantuvo firme en su testimonio. Allí llevaron a la Virgen. Desde la aparición de la estatua, la devoción a la Virgen de la Caridad se propagó con asombrosa rapidez por toda la isla a pesar de las difíciles comunicaciones.
Fue en el Cobre, en 1801, que los mineros, alentados por el Padre Alejandro Ascanio, obtienen la libertad por Real Cédula del 7 de abril.
Con los años se adquirió un recinto mayor para construir un nuevo santuario que pudiese acoger al creciente número de peregrinos, haciéndose la inauguración, con el traslado de la Virgen el día 8 de Septiembre de 1927.
Durante la guerra de independencia, las tropas se encomendaban a la Virgen de la Caridad. No es que se pueda ver a la Virgen como una aliada en la guerra. Mas bien ella, como Madre, sufre y se preocupa de todos, busca la paz entre sus hijos, finalmente cuando los corazones no le permiten otra cosa, busca atenuar los odios y fomentar la reconciliación y el perdón.
Después de la guerra de independencia, los veteranos pidieron al Papa que declarase a la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba. En documento firmado el día 10 de Mayo de 1916 por el Cardenal Obispo de Hostia, Su Santidad Benedicto XV accedió a la petición, declarando a la Virgen de la Caridad del Cobre Patrona Principal de la República de Cuba y fijando su festividad el 8 de Septiembre. En 1977, el Papa Pablo VI eleva a la dignidad de Basílica al Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.
Durante los meses de preparación para la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, diez imágenes peregrinas de la Virgen de la Caridad recorrieron las distintas diócesis del país con gran respuesta del pueblo.La Virgen de la Caridad fue coronada por S.S. Juan Pablo II como Reina y Patrona de Cuba el sábado 24 de Enero de 1998, durante la Santa Misa que celebró en su visita apostólica a Santiago de Cuba.